Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 agosto 2010 2 17 /08 /agosto /2010 20:47

                           San Mateo 7, 16

 

En algún lugar de la Ciudad de Guatemala hace ya muchos años  recuerdo  haber leído la siguiente expresión: “Antes de criticar y exigir hay que trabajar, crear y cumplir.” No recuerdo la fecha ni el lugar, ni la empresa que publicitó tal mensaje, ni se si todavía existe, ni mucho menos porque siempre se me quedo grabado en la mente, lo único que se es que dicho argumento es de permanente actualidad y podría cobrar vigencia en cualquier sociedad a la cual nosotros pertenezcamos; puede aplicarse al hogar, al trabajo, a la escuela, colegio o universidad,  al grupo de amigos en donde tenemos algún pasatiempo en común o al grupo de la iglesia desde donde participamos en algún apostolado y en donde  tenemos una visión, una misión, valores y objetivos comunes para llevar a la práctica.


 

En las diferentes tareas que la vida me ha encomendado siempre  he liderado equipos, tanto laborales como religiosos y me he dado cuenta que la gente que menos trabaja y que no cumple con las tareas que se les ha encomendado es la que mas critica y exige y lejos de ser propositivos, proactivos y trabajar en equipo, son proclives al ausentismo, a la inestabilidad, al  resquebrajamiento grupal y a la división, a ellos les hago una corrección fraterna: “Antes de criticar y exigir hay que trabajar, crear y cumplir.”


 

Existen también los críticos objetivos, aquellos que son enemigos de lo bueno porque prefieren lo mejor, lo excelente; aquellos que no toleran los chapuces,  la permisividad, la indiferencia, el fracaso; la indolencia, estos son los que sueñan despiertos, pero que sus sueños los convierten en realidades y dejan su impronta por mucho tiempo, ¡ay de ellos! porque al igual que el árbol que da mucho y buen fruto son apedreados y con razón, ¿Acaso apedrearía usted un chirivisco que no produce ni siquiera leña? Pero al no ser estos el motivo de mi reflexión los dejo para una ulterior oportunidad.

 


En este mes de agosto estaré cumpliendo 24 años en el ejercicio de mi profesión y los últimos 14 años los he dedicado a planear, organizar, dirigir, motivar, influenciar y cualificar personal y dentro de mi gestión empresarial  utilizo para evaluar la actividad del personal a mi cargo y mía en particular,   el método del “ver, juzgar, actuar”,   cuya inspiración originaria tuvo la influencia del concepto marxista de “praxis”, en donde se trata de integrar dialécticamente la teoría y la practica, estando convencido como estoy que lo que no se evalúa no se mejora y que el decir tiene que ser coherente con el actuar, del campo marxista paso a los cristianos, primeramente en la renovación de vida de la Acción Católica, a partir de Medellín 68 la Iglesia lo ha utilizado preferentemente en Latino América, presente en el episcopado fue el método utilizado por el Papa y los Obispos en Aparecida, Brasil y yo lo he adoptado como mi método favorito tanto en mis actividades laborales como pastorales.

 


Ese método me parece intelectualmente correcto, porque es fácil de interpretar, es comunicable y a la hora de evaluar tiene como último criterio de verificación la revisión de lo que hemos dicho y hecho, la revisión de sus frutos. “Por sus frutos los reconocerán” nos lo recuerda el evangelista San Mateo poniendo dichas palabras en boca de Jesús y ese axioma es radical, se refiere a los frutos que produzcamos o dejemos de producir, en ambas circunstancias seremos evaluados al final y obviamente son las personas que emprenden, que trabajan, que actúan, las que crean y cumplen, las que transformarán el entorno y hoy al igual que ayer, necesitamos con urgencia transformadores y no simples espectadores, necesitamos a todas aquellas personas que hacen que las cosas pasen y no las que ven las cosas pasar.

 


Por lo anteriormente expuesto, quiero invitar a todos a que nos interpelemos para hacer algo y como  nuestro destino es común, es valida la siguiente interrogante ¿Por qué se dan estas carencias en nuestro entorno tanto laboral como eclesial, cuando en la misma realidad otros gozan de sobre abundancia? He visto la realidad de mi entorno y solicito a todos y cada uno de mis coligados a que le den un segundo ver al panorama descrito, para darle un sur plus de calidad, un plus valor para mejorar nuestra visión, nuestra misión, nuestros valores y nuestros objetivos, a fin de que nos decidamos a caminar en solidaridad con todo el grupo, dispuestos a correr la misma suerte, a fin de cambiar todo lo desfavorable que encontremos y recordemos que “antes de criticar y exigir hay que trabajar, crear y cumplir” porque al final solo por “los frutos nos reconocerán.”

 

 

 

 


José Luis Riveiro Fernández


http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs173.snc4/37986_136445393060475_100000850457493_178890_3879977_n.jpg

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo

Comentarios

Rosita Velasquez 08/18/2010 19:26


Lo felicito Jose Luis por sus logros, por su empeño en conseguir sus metas, por su perseverancia y sobre todo porque en estos ultimos años hemos visto crecer su vida no solo en lo profesional sino
tambien en lo espiritual, y ya todo amarrado solo puede dar como fruto la prosperidad. Estoy segura que con su perseverancia y su fortaleza continuara mejorando en todo, su empresa, su hogar y
ayudando a otros a crecer. Dios los bendiga a usted y esa gran mujer detras de usted Sheny, que todo lo que han pasado no ha sido facil, pero trabajando como equipo, complementandose y apoyandose
como hasta hoy, estoy segura que llegaran aun mas lejos. Adelante y exitos!


Presentación

  • : SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • : Trabajamos Asegurando Personas y Bienes con Gusto....
  • Contacto

Buscar

Archivos

Enlaces