Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 marzo 2013 1 04 /03 /marzo /2013 22:58

     En fechas recientes escuche  una frase atribuida a Sir Winston Churchill cuando fungía como Primer Ministro de Inglaterra: “ya hicieron lo posible ahora vayan y hagan lo imposible”, dicha orden fue externada en el contexto de la 2ª  guerra mundial; cuando Adolfo Hitler contraviniendo todos los tratados internacionales para la construcción de buques de guerra;  ordena construir el acorazado de guerra más grande del mundo y echa a la mar el orgullo de la escuadra alemana y terror del Atlántico “el  Bismarck”. Fue  construido para destruir todos los barcos que llevaban suministros provenientes de los Estados Unidos con rumbo  a Inglaterra, si los submarinos alemanes ya eran un atentado para esos buques, el Bismarck  extremaba la diligencia al sumarse a la destrucción que ocasionaban los  torpederos alemanes.

     En la noche del 22 de mayo de 1941, el Bismarck se aleja de la costa de Noruega acompañado del crucero Prinz Eugen y al amanecer del 24 se encuentran con el crucero acorazado Hood, el veterano más grande de la escuadra británica, al poco tiempo aparece otro barco ingles: el Prince of Wales; el enfrentamiento armado es iniciado por el Hood y le contesta el Bismarck con su batería de cañones de todas sus torres al unísono, inmediatamente después dirige todo su poder demoledor en contra del Prince of Wales,  dejándolo en poco tiempo fuera de combate.

     Entonces se inicia el enfrentamiento entre el Bismarck y el Hood, al poco tiempo este último escora a babor, se arquea y se parte en dos; inmediatamente se hunde la proa y la popa poco a poco desapareciendo en las profundidades del océano junto a su tripulación. Ante este hecho histórico El Fuehrer condecora con la Cruz de Hierro al comandante de la artillería del Bismarck, más otros incentivos que el Jefe del Tercer Reich otorgaba a los que ganaban las batallas.

     En este contexto histórico es cuando Sir Winston Churchill externa lo que para la flota naval y aérea fue un imperativo; cuando él pregunto porque no habían hundido al Bismarck y le contestaron que habían echo todo lo posible por hundirlo, pero que no había sido posible,  a lo que les refutó: “Ya hicieron lo posible ahora vayan y hagan lo imposible” y tres días después del combate una escuadrilla de aviones  peces espadas, atacaron al Bismarck haciendo blanco en él, uno de los tres torpedos que dieron en el blanco averió el mecanismo de gobierno del barco inmovilizando  los timones y haciendo que este perdiera la dirección; a la una de la madrugada  otra escuadrilla de  aviones torpederos   bombardean el barco acorralándolo  hasta que llegaron dos barcos de la armada inglesa: El Rodney y el George V abriendo fuego con cañones de 16 pulgadas, cuyos proyectiles pesaban mil kilos con una velocidad de media milla náutica por segundo, con buena puntería todos los proyectiles daban en el blanco, hasta que el Bismarck levanto la proa y se hundió en ese infierno que era entonces el océano; cumpliendo así con la misión que Churchill les había encomendado: hacer lo imposible cuando lo posible no había funcionado, hundiendo así la amenaza más grande de Inglaterra que dificultaba su abastecimiento.

      Le dieron  con todo lo que tenían el 27 de mayo de 1941 y a las 10:39 horas, el acorazado se hundió con la mayor parte de sus tripulantes, solo unos pocos sobrevivieron entre las olas. Los ingleses no solo destruyeron el Bismarck, el acorazado de guerra más grande y poderoso del mundo; sino también el orgullo alemán que les inculcaban desde niños “y que era el fundamento de su vida: la confianza en que ellos, los alemanes, eran invencibles”.-

     Amigos míos; haciendo una analogía con nuestra agencia, podríamos considerar que la misma es un buque en donde cada uno de nosotros es un tripulante; todos somos responsables de la nave, con una visión y una misión previamente establecida, si incumplimos con la misión amenazamos con hundir la nave y con ella a sus tripulantes; solo unos cuantos podrán salvarse;  hoy navegamos en mares turbulentos llenos también de amenazas, como aquellos  bucaneros enemigos carentes de ética profesional que nos torpedean cuando coincidimos con algún cliente concreto, navegamos en un mar saturado de rémoras que se adhieren tanto en la proa como en la popa, desviándonos de nuestros objetivos; pero con el peor enemigo con que nos encontramos en este tiempo presente son  nuestras propias tendencias naturales (malos hábitos) que amenazan con hundirnos, cuyas circunstancias desfavorables evitan que llevemos a tiempo, con prontitud, esmero y en abundancia  las provisiones a nuestros hogares y a nosotros mismos a puerto seguro.

      En aquel tiempo los ingleses contaban con un líder testarudo y persistente que jamás pensó en capitular  y ustedes también en este tiempo presente; ellos lucharon con todo lo que tenían en contra del acorazado más poderoso del mundo y le permitieron vivir tan solo 215 horas; cumpliendo con alto grado de exactitud lo que el líder les demandó: “ya hicieron lo posible, ahora vayan y hagan lo imposible”.  Hoy, hago mías las palabras de Sir Winston Churchill y los insto  a su fiel y estricto cumplimiento, porque solo haciendo lo imposible estableceremos la diferencia.-

 

 

Fuentes:

Selecciones del Readers Digest, tomo 3 No. 17; Abril de 1942

 

 

José Luis Riveiro Fernández

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • : Trabajamos Asegurando Personas y Bienes con Gusto....
  • Contacto

Buscar

Archivos

Enlaces