Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 agosto 2010 4 26 /08 /agosto /2010 16:14

A PROPÓSITO DE COACHING

 

En la década de los 80´s llegó a la pantalla gigante la película Depredador y en el encuentro personal entre el monstruo y el hombre, el segundo le dice al primero al verlo desenmascarado: “eres horrible” y efectivamente cualquiera que haya visto el filme, no podrá decir lo contrario ante  una maquina mortífera programada para hacer daño. La frase “eres horrible” habría  encajado mejor si la bestia hubiese externado tales conceptos al ver al hombre, el verdadero depredador sin que ésto nos cause una “risa filosófica.”


 

Tristemente se sabe que todos los días en Guatemala hay decenas de personas muertas como consecuencia del índice delincuencial, el hombre es muerto por el hombre en una guerra sin cuartel; muy a pesar de que desde el punto de vista de la antropología el mismo es considerado como el centro y la cima de todas las cosas, desde el punto de vista de la teología es imagen y semejanza del Creador y desde la antropología filosófica la vemos con  “el verdadero hombre” ese ser perfectible pero inacabado que ha conquistado muchas batallas desde la ciencia,  la cultura, lo social y  las artes entre tantas otras cosas y muy a pesar de, aún vive en ese estado de imperfección aunque la filosofía nos diga lo contrario, pero debemos tomar en consideración que la filosofía en el marco de la historia ha perdido auge, ha perdido ya su posición dominante que le permitía decretar el curso del mundo, según lo expresado por el autor de “Hombre y Cultura.”


 

El objeto de ésta reflexión trata de ir más allá del hombre de la antropología, de ese hombre de “carne y hueso” como diría Goethe, de ese hombre que es lo que puede ser, independiente de las concepciones que él tenga de sí mismo, porque el hombre es ávido de nuevos conocimientos y dándole un enfoque filosófico, parto de una de las mas antiguas exhortaciones, el famoso “conócete a ti mismo”  cuya inscripción se encontraba en el dintel del templo de Apolo en Delfos, para asumir una verdad que debe ser retomada por todas aquéllas personas que quieran seguir elucubrando sobre ese ser irrepetible: El hombre.


 

Sólo conociéndonos a nosotros mismos podremos conocer a los demás y comprenderlos, tener empatía los unos con los otros y colaborar todos  en la construcción de un mundo más humano y más fraterno.


 

 De lo anterior debo destacar que hay que salvar el trecho que existe entre el verdadero conocimiento de uno mismo, de lo que se cree de uno mismo,  casi nadie quiere saber cómo es y quién es, quizá porque a veces es preferible desconocer “el talón de Aquiles” que todos tenemos y con el que se convive todos los días, sinónimo de todas nuestras debilidades y flaquezas, posiblemente porque no se quieren corregir.


 

Muchos hombres no pretenden reinventarse y a partir de esa mutación  ser nuevas personas, no quieren salir de su zona de confort, de los vicios y pecados y prefieren vivir de esa forma una vida rudimentaria y acomodaticia, para no esforzarse en la rehabilitación del verdadero hombre, de ese hombre que a partir de una antropología filosófica lo vemos todos los días frente al espejo de nuestra casa y por eso según diría Freud nos convertimos en un animal que reprime sus instintos y no se da cuenta que tal y como dijo  A. Gehlen “El hombre es un campo de investigación, en el que aún hoy día puede observarse un número indeterminado de fenómenos nunca antes vistos y a los que todavía no se ha dado nombre.” Partiendo de este pensamiento concuerdo con Scheler que propuso elaborar una antropología filosófica que respete el singular puesto metafísico del hombre, dada la autonomía del mismo cuando decide ser un ser vivo inteligente, cuando su conducta tiene sentido y que  cuando encontramos la inteligencia a través de la filosofía podría decirse  que aquí la filosofía  es terapéutica para controlar la ignorancia extrema.


 

El hombre por medio de la ciencia y la técnica ha llegado a la luna, pretende llegar a Marte, sin embargo le cuesta hacer un viaje de ida y vuelta a su propio interior, para  hacer desde ahí  las averiguaciones de quién realmente es. Nos resulta fácil hablar de otras personas, pero cuando de hablar de nosotros se trata nos quedamos cortos, no sabemos qué decir.


 

Al igual que la antropología filosófica guardo la esperanza del saber y confío en que algún día obtendré mi propia imagen, porque sólo la persona que obtiene el conocimiento de sí mismo tiene el poder para contrarrestar una vida sin sentido, sólo el conocimiento llevado a la práctica con inteligencia, nos pondrá en la posición de amos del sub-mundo que ahora es la vida de cada quien, claro está y me refiero a todos  aquéllos individuos (no personas) que transitan por la vida sin la habilidad de poder contrarrestar sus instintos naturales, incluyéndome a mí en el vasto concepto de la palabra, perdiendo nuestra libertad al ponernos  en el papel de esclavos.


 

 De este repaso me quedo con dos interrogantes que podrían servir de base para saber quién soy:


 

¿Soy un mono que tuvo éxito en la evolución o un  verdadero hijo de Dios?

 

 

 


 

 

José Luis Riveiro Fernández, OP

Reflexiones personales sobre la obra de

Antonio Aguilera Pedroza: “Hombre y Cultura”

 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs421.snc4/46414_142962862408728_100000850457493_208778_1570146_n.jpg

Compartir este post

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • : Trabajamos Asegurando Personas y Bienes con Gusto....
  • Contacto

Buscar

Archivos

Enlaces