Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 septiembre 2014 4 18 /09 /septiembre /2014 17:49

Para salir un poco de la alienante y esclavizante rutina, un lunes cualquiera, día de nuestra acostumbrada reunión de saco y corbata en el interior de la agencia dimos un cambio a la misma y revirtiendo el orden de las cosas nos despojamos de nuestra indumentaria de trabajo y  nos pusimos ropa deportivo para dirigirnos al Parque Nacional las Victorias (área protegida y pulmón urbano en el corazón del Imperio Cobanero) para correr en una de sus pistas de atletismo; las hay de todas medidas y grados de dificultad según la disposición y la preparación  de los atletas: el Caracol tiene 8 kilómetros, La Monjita 1.2  Km.,  Verapaz 1.6 Km, La Timil (que en idioma maya queckchí significa “despacio”) 2.5  Km y la Montaña 4 km; todas enclavadas en la densa montaña; subidas y bajadas y uno que otro  obstáculo natural que dificulta el tránsito; accidentes geográficos, animales rastreros como la serpiente de coral, coralillo y falso coral, la primera venenosa pero menos tóxica que  las que se pueden encontrar a lo interno de las organizaciones.

 Por “unanimidad” decidimos  medio caracol; y al final dimos el kilómetro extra.

Durante nuestro tránsito por la vereda boscosa me percate que el grado de preparación psicofísica del personal es diferente; algunos necesitaron “doble y retranca” para acelerar cuesta arriba; otros necesitaron alguno que otro descanso para recuperar el ánimo; la motivación también fue diferente; máxime cuando los kilómetros hacia arriba se hacían interminables. El trabajo en equipo fue notable en aquellos que practican el atletismo de fondo con asiduidad desacelerando el paso y afectando su tiempo fueron a animar e influenciar a los que se habían retrasado. Tarareando al poeta recordé aquella frase con que solía darme ánimo al comienzo de mi actividad en la aseguranza: “Cuando todo tu camino sea cuesta arriba, descansar acaso debas pero nunca desistir”

Concluida la actividad física, nos dirigimos a la laguna  ubicada en algún paraje paradisíaco dentro del parque, para descansar, almorzar y hacer una analogía entre nuestro trabajo y el de un corredor de fondo;   concluimos que tanto el uno como el otro necesita de una preparación física, mental, espiritual; entrenamiento y re-entrenamiento para  estar en forma y poder así alcanzar las metas y los objetivos que se plantean; como el scout  ambos deben “vencerse a sí mismos”; para cumplir a cabalidad sus metas y objetivos y  al superarlas;  inmediatamente deben trazar la siguiente. Tanto el asesor de seguros como el maratonista de éxito tienen una visión, una misión, valores nucleares y objetivos;  no buscan los atajos ni la senda fácil y continuamente están en carrera; trabajan  sobre sus capacidades psicológicas y emocionales para no caer en la rutina, el acomodo y el sopor de la complacencia que causa la zona de confort. En ambos, el cumplimiento de sus metas  incrementa su valía y su auto-concepto.

Evidentemente no todos emprenden, trabajan y actúan  algunos se quedan en el intento  por no insistir y  persistir  como lo hace el fondista.

Pasado el medio día,  multiplicamos  “los panes y los peces” que llevábamos dentro  del morral  y almorzamos debajo de la arboleda, sirviéndonos   como  testigos presenciales  los palos de chut que callados reposan en el bosque y el lagarto que habita las profundidades de la laguna quien al escuchar nuestros planes y proyectos de futuro  sin duda,   un esbozo de sonrisa filosófica se dibujó en su rostro.-

 

José Luis Riveiro Fernández

 

Santo Domingo de Cobán, 15 de septiembre de 2014

Compartir este post

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • : Trabajamos Asegurando Personas y Bienes con Gusto....
  • Contacto

Buscar

Archivos

Enlaces