Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
4 octubre 2010 1 04 /10 /octubre /2010 23:41


Quiero compartir una experiencia muy personal  sobre como nuestra mentalidad, nuestros pensamientos  determinan nuestro presente y el futuro.

 

Nuestros pensamientos se transforman  en actitudes, la actitud se encuentra íntimamente ligada con la autoimagen. La diferencia es que la autoimagen es lo que usted  es o desea ser, mientras que la actitud es como nosotros exteriorizamos nuestros sentimientos  o pensamientos.

 

A lo largo de nuestras  vidas hemos sido marcados con algún tipo de pensamientos ú opiniones  que alguna persona a lo largo de nuestras vidas pudo haber emitido.  Muchas veces en nuestra niñez hemos sido tildados de alguna manera, expresiones tales como:

 

Eres un inútil

Te aseguro que si sigues así  nunca vas a salir adelante

Esto te pasa por estúpido

Por que sos  un burro no te presto mi carro

 

Esto y mucho más son unas grandes maldiciones que profetizamos sobre nuestros hijos, el resultado lo  vamos a ver  a los años o talvéz nosotros como padres  ni lo vamos  a ver sino que nuestros hijos ya como adultos tienen que lidiar con problemas de carácter y no saben porque son así.

 

Actitudes  tales como:

Pesimismo,

autocompasión,

odio,

celos,

inseguridad,

temor,

depresión.

 

Tenemos este carácter   y no sabemos porqué. Es por algo que ha sido sembrado en nuestro corazón  desde tierna edad y no lo hemos soltado, allí andamos llevando las opiniones de las personas algunas de las cuales ya ni nos acordamos.

 

También podemos tener este carácter por  alguna agresión física, agresión sexual y emocional entre tantas otras cosas.

 

Alguna desilusión  sentimental  nos puede marcar para siempre sintiéndonos  rechazados, inferiores, despreciados.

 

En la vida de cada persona existe un pasado, un presente y un futuro; las actitudes que mantenemos hoy son el  resultado del pasado. Pensamientos y opiniones que en algún momento aceptamos como verdaderos para nosotros mismos y de allí en adelante definieron nuestra vida, empezaron a determinar el rumbo de la misma ya sea en una forma constructiva o destructiva.

 

Estos pensamientos nos pudieron haber sembrado algún maestro, compañero de estudio, padre de familia, nuestro jefe, entre otros.

 

El remedio para todos estos sentimientos desagradables que no nos permiten seguir adelante y que nos tienen en un atolladero, que no nos permiten progresar, es sanar estas heridas emocionales.

 

Reprogramar nuestro subconsciente con el perdón , perdonando y olvidando aquellas ofensas que nos han hecho alguna vez, también perdonándonos a nosotros mismos, ya que nosotros también hemos fallado , hemos actuado erróneamente , hemos lastimado sentimientos, hemos menospreciado a alguien.


No busquemos culpables, ni tratemos de buscar en el baúl de los recuerdos de porqué las cosas son tan negativas ¿porqué a mi me tuvo que pasar esto?  ¿Yo he tratado bien porque me pagan con el mal? ¿Por qué fracasó mi matrimonio? Tratar de analizar todas estas cosas del pasado  nos trae sentimientos desagradables que restan y no suman.

 

L o mejor es sanar las heridas con  el perdón.

 

Los sentimientos desagradables y el mal carácter nos van a manipular y a determinar nuestro futuro hasta donde nosotros lo permitamos.

 

Nosotros podemos decidir transformar nuestra mente, la transformación es una decisión, es una elección; yo elijo  soltar estos sentimientos, yo elijo tener una autoestima alta, yo elijo saber que tengo valor como persona que merezco cosas buenas.

 

Este procedimiento lo hago a través de la reprogramación de mi subconsciente. El subconsciente es como un disco duro, es programable. Él constituye el 95% de nuestra mente. La tarea del subconsciente es grabar, almacenar y recordar la información que entra en él a través de nuestros sentidos.

 

Programémoslo con pensamientos buenos y agradables acerca de nosotros mismos  sabiendo que merecemos lo mejor.

 

Esto es el cambio de actitud o la transformación  pero esto requiere voluntad, nadie lo va a hacer por nosotros, voluntad para levantarse, voluntad para salir adelante, estar dispuesto a pagar el precio, cuando digamos ya no a la esclavitud y la pobreza, cuando rechacemos la escasez, cuando decidamos ser exitosos entonces sucede un cambio radical.

 

Este cambió es dentro de nosotros mismos, no influyen factores externos. Este cambio sucede en la mente  y en el corazón.


Ninguna persona es fracasada, el fracaso  está en el corazón y  en la mente y luego lo externamos.

 

Todos hemos nacido para triunfar!!!

 

El camino hacia el éxito no es fácil, hay dolores, tristezas, llantos, desilusiones, pero en cada caída levantémonos  en nuestro interior  y estas pequeñas  caídas nos van a llevar al éxito, estos aparentes fracasos nos van a llevar al triunfo.

 

Perder una batalla no es perder la guerra.

 

Hemos analizado la forma de cambiar nuestro pensamiento, pero el cambio del pensamiento no obra magia por si solo, está íntimamente ligado a la acción. Es aquí donde el pensamiento y la acción se unen, cualquier cosa que permanece inmóvil se arruina. El resultado de la inactividad es muerte.

 

La acción significa trabajo, el trabajo duro trae fatiga;el mejor antídoto contra la fatiga es disfrutar del trabajo, hacerlo con alegría no con un espíritu de queja.

 

El siguiente factor es la perseverancia.

Los enemigos de la perseverancia son:

Mala costumbre de no terminar lo iniciado,

ceder ante la oposición,

indolencia,

frustración,

negativismo.

 

 En la trayectoria de nuestra vida tenemos que aprender a manejar las desilusiones.

Llegan los momentos difíciles, momentos de dolor, tristezas, tenemos que derramar lágrimas pero esto es para volver a levantarnos en nuestro interior, la vida continua, sigamos adelante.

 

Aprendamos a vivir un día a la vez, ayer ya pasó, mañana quizás no vendrá, disfrutemos de cada día que Dios nos ha dado y sigamos en el camino hacia el éxito, duro pero lleno de mucha satisfacción.

 

 

 

 

Mónica Schwilling de López

Asesora de seguros

04 de Octubre de 2,010

Cobán, A.V. Guatemala C.A.


 http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash2/hs186.ash2/44923_152496304788717_100000850457493_249622_451224_n.jpg

 

 

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
26 agosto 2010 4 26 /08 /agosto /2010 16:14

A PROPÓSITO DE COACHING

 

En la década de los 80´s llegó a la pantalla gigante la película Depredador y en el encuentro personal entre el monstruo y el hombre, el segundo le dice al primero al verlo desenmascarado: “eres horrible” y efectivamente cualquiera que haya visto el filme, no podrá decir lo contrario ante  una maquina mortífera programada para hacer daño. La frase “eres horrible” habría  encajado mejor si la bestia hubiese externado tales conceptos al ver al hombre, el verdadero depredador sin que ésto nos cause una “risa filosófica.”


 

Tristemente se sabe que todos los días en Guatemala hay decenas de personas muertas como consecuencia del índice delincuencial, el hombre es muerto por el hombre en una guerra sin cuartel; muy a pesar de que desde el punto de vista de la antropología el mismo es considerado como el centro y la cima de todas las cosas, desde el punto de vista de la teología es imagen y semejanza del Creador y desde la antropología filosófica la vemos con  “el verdadero hombre” ese ser perfectible pero inacabado que ha conquistado muchas batallas desde la ciencia,  la cultura, lo social y  las artes entre tantas otras cosas y muy a pesar de, aún vive en ese estado de imperfección aunque la filosofía nos diga lo contrario, pero debemos tomar en consideración que la filosofía en el marco de la historia ha perdido auge, ha perdido ya su posición dominante que le permitía decretar el curso del mundo, según lo expresado por el autor de “Hombre y Cultura.”


 

El objeto de ésta reflexión trata de ir más allá del hombre de la antropología, de ese hombre de “carne y hueso” como diría Goethe, de ese hombre que es lo que puede ser, independiente de las concepciones que él tenga de sí mismo, porque el hombre es ávido de nuevos conocimientos y dándole un enfoque filosófico, parto de una de las mas antiguas exhortaciones, el famoso “conócete a ti mismo”  cuya inscripción se encontraba en el dintel del templo de Apolo en Delfos, para asumir una verdad que debe ser retomada por todas aquéllas personas que quieran seguir elucubrando sobre ese ser irrepetible: El hombre.


 

Sólo conociéndonos a nosotros mismos podremos conocer a los demás y comprenderlos, tener empatía los unos con los otros y colaborar todos  en la construcción de un mundo más humano y más fraterno.


 

 De lo anterior debo destacar que hay que salvar el trecho que existe entre el verdadero conocimiento de uno mismo, de lo que se cree de uno mismo,  casi nadie quiere saber cómo es y quién es, quizá porque a veces es preferible desconocer “el talón de Aquiles” que todos tenemos y con el que se convive todos los días, sinónimo de todas nuestras debilidades y flaquezas, posiblemente porque no se quieren corregir.


 

Muchos hombres no pretenden reinventarse y a partir de esa mutación  ser nuevas personas, no quieren salir de su zona de confort, de los vicios y pecados y prefieren vivir de esa forma una vida rudimentaria y acomodaticia, para no esforzarse en la rehabilitación del verdadero hombre, de ese hombre que a partir de una antropología filosófica lo vemos todos los días frente al espejo de nuestra casa y por eso según diría Freud nos convertimos en un animal que reprime sus instintos y no se da cuenta que tal y como dijo  A. Gehlen “El hombre es un campo de investigación, en el que aún hoy día puede observarse un número indeterminado de fenómenos nunca antes vistos y a los que todavía no se ha dado nombre.” Partiendo de este pensamiento concuerdo con Scheler que propuso elaborar una antropología filosófica que respete el singular puesto metafísico del hombre, dada la autonomía del mismo cuando decide ser un ser vivo inteligente, cuando su conducta tiene sentido y que  cuando encontramos la inteligencia a través de la filosofía podría decirse  que aquí la filosofía  es terapéutica para controlar la ignorancia extrema.


 

El hombre por medio de la ciencia y la técnica ha llegado a la luna, pretende llegar a Marte, sin embargo le cuesta hacer un viaje de ida y vuelta a su propio interior, para  hacer desde ahí  las averiguaciones de quién realmente es. Nos resulta fácil hablar de otras personas, pero cuando de hablar de nosotros se trata nos quedamos cortos, no sabemos qué decir.


 

Al igual que la antropología filosófica guardo la esperanza del saber y confío en que algún día obtendré mi propia imagen, porque sólo la persona que obtiene el conocimiento de sí mismo tiene el poder para contrarrestar una vida sin sentido, sólo el conocimiento llevado a la práctica con inteligencia, nos pondrá en la posición de amos del sub-mundo que ahora es la vida de cada quien, claro está y me refiero a todos  aquéllos individuos (no personas) que transitan por la vida sin la habilidad de poder contrarrestar sus instintos naturales, incluyéndome a mí en el vasto concepto de la palabra, perdiendo nuestra libertad al ponernos  en el papel de esclavos.


 

 De este repaso me quedo con dos interrogantes que podrían servir de base para saber quién soy:


 

¿Soy un mono que tuvo éxito en la evolución o un  verdadero hijo de Dios?

 

 

 


 

 

José Luis Riveiro Fernández, OP

Reflexiones personales sobre la obra de

Antonio Aguilera Pedroza: “Hombre y Cultura”

 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs421.snc4/46414_142962862408728_100000850457493_208778_1570146_n.jpg

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
17 agosto 2010 2 17 /08 /agosto /2010 20:47

                           San Mateo 7, 16

 

En algún lugar de la Ciudad de Guatemala hace ya muchos años  recuerdo  haber leído la siguiente expresión: “Antes de criticar y exigir hay que trabajar, crear y cumplir.” No recuerdo la fecha ni el lugar, ni la empresa que publicitó tal mensaje, ni se si todavía existe, ni mucho menos porque siempre se me quedo grabado en la mente, lo único que se es que dicho argumento es de permanente actualidad y podría cobrar vigencia en cualquier sociedad a la cual nosotros pertenezcamos; puede aplicarse al hogar, al trabajo, a la escuela, colegio o universidad,  al grupo de amigos en donde tenemos algún pasatiempo en común o al grupo de la iglesia desde donde participamos en algún apostolado y en donde  tenemos una visión, una misión, valores y objetivos comunes para llevar a la práctica.


 

En las diferentes tareas que la vida me ha encomendado siempre  he liderado equipos, tanto laborales como religiosos y me he dado cuenta que la gente que menos trabaja y que no cumple con las tareas que se les ha encomendado es la que mas critica y exige y lejos de ser propositivos, proactivos y trabajar en equipo, son proclives al ausentismo, a la inestabilidad, al  resquebrajamiento grupal y a la división, a ellos les hago una corrección fraterna: “Antes de criticar y exigir hay que trabajar, crear y cumplir.”


 

Existen también los críticos objetivos, aquellos que son enemigos de lo bueno porque prefieren lo mejor, lo excelente; aquellos que no toleran los chapuces,  la permisividad, la indiferencia, el fracaso; la indolencia, estos son los que sueñan despiertos, pero que sus sueños los convierten en realidades y dejan su impronta por mucho tiempo, ¡ay de ellos! porque al igual que el árbol que da mucho y buen fruto son apedreados y con razón, ¿Acaso apedrearía usted un chirivisco que no produce ni siquiera leña? Pero al no ser estos el motivo de mi reflexión los dejo para una ulterior oportunidad.

 


En este mes de agosto estaré cumpliendo 24 años en el ejercicio de mi profesión y los últimos 14 años los he dedicado a planear, organizar, dirigir, motivar, influenciar y cualificar personal y dentro de mi gestión empresarial  utilizo para evaluar la actividad del personal a mi cargo y mía en particular,   el método del “ver, juzgar, actuar”,   cuya inspiración originaria tuvo la influencia del concepto marxista de “praxis”, en donde se trata de integrar dialécticamente la teoría y la practica, estando convencido como estoy que lo que no se evalúa no se mejora y que el decir tiene que ser coherente con el actuar, del campo marxista paso a los cristianos, primeramente en la renovación de vida de la Acción Católica, a partir de Medellín 68 la Iglesia lo ha utilizado preferentemente en Latino América, presente en el episcopado fue el método utilizado por el Papa y los Obispos en Aparecida, Brasil y yo lo he adoptado como mi método favorito tanto en mis actividades laborales como pastorales.

 


Ese método me parece intelectualmente correcto, porque es fácil de interpretar, es comunicable y a la hora de evaluar tiene como último criterio de verificación la revisión de lo que hemos dicho y hecho, la revisión de sus frutos. “Por sus frutos los reconocerán” nos lo recuerda el evangelista San Mateo poniendo dichas palabras en boca de Jesús y ese axioma es radical, se refiere a los frutos que produzcamos o dejemos de producir, en ambas circunstancias seremos evaluados al final y obviamente son las personas que emprenden, que trabajan, que actúan, las que crean y cumplen, las que transformarán el entorno y hoy al igual que ayer, necesitamos con urgencia transformadores y no simples espectadores, necesitamos a todas aquellas personas que hacen que las cosas pasen y no las que ven las cosas pasar.

 


Por lo anteriormente expuesto, quiero invitar a todos a que nos interpelemos para hacer algo y como  nuestro destino es común, es valida la siguiente interrogante ¿Por qué se dan estas carencias en nuestro entorno tanto laboral como eclesial, cuando en la misma realidad otros gozan de sobre abundancia? He visto la realidad de mi entorno y solicito a todos y cada uno de mis coligados a que le den un segundo ver al panorama descrito, para darle un sur plus de calidad, un plus valor para mejorar nuestra visión, nuestra misión, nuestros valores y nuestros objetivos, a fin de que nos decidamos a caminar en solidaridad con todo el grupo, dispuestos a correr la misma suerte, a fin de cambiar todo lo desfavorable que encontremos y recordemos que “antes de criticar y exigir hay que trabajar, crear y cumplir” porque al final solo por “los frutos nos reconocerán.”

 

 

 

 


José Luis Riveiro Fernández


http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs173.snc4/37986_136445393060475_100000850457493_178890_3879977_n.jpg

 

 

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
23 junio 2010 3 23 /06 /junio /2010 20:15

 

 

 

 

 

 

http://elfreelanceerrante.files.wordpress.com/2010/03/sudafrica-2010.jpgDejando por un lado la estructura de pecado concebida en la construcción de estadios con costos millonarios, que  contrasta con la realidad que se vive en Sudáfrica, cuya población mayoritaria vive en condiciones de extrema pobreza,  en medio del hambre y del sida, en medio del caos y la desolación que causa la situación social, política y económica,  es mi deseo rescatar los aspectos positivos de ese acontecer mundial que se está viviendo en estos precisos momentos y, sobre el particular hago referencia a un artículo firmado en  1985 por el entonces Arzobispo de Mûnchen, Monseñor Joseph Ratzinger (hoy Papa Benedicto XVI)  en donde habla de la fascinación que causa el futbol y escribe  que con la periodicidad de cada cuatro años el campeonato mundial de futbol, demuestra ser un acontecimiento que cautiva a cientos de millones  de personas y que no hay otro acontecimiento en la tierra que alcance  una repercusión de vastedad semejante. En el describe algunos valores que se viven en el juego de la pelota y según su parecer, la fascinación del fútbol  obliga al hombre ante todo a disciplinarse, de modo que, por el entrenamiento, adquiera la disposición sobre sí mismo, por tal disposición: superioridad, y por la superioridad: libertad. Pero después le enseña también la cooperación disciplinada como juego de equipo, el fútbol lo obliga a un ordenamiento de lo propio dentro del conjunto que une a través del objetivo común. El éxito y el fracaso de cada uno están cifrados en el éxito y el fracaso del conjunto. Finalmente, el fútbol enseña un enfrentamiento limpio, en que la regla común a la que el juego se somete sigue siendo lo que une y vincula aún en la posición de adversarios y, además, la libertad de lo lúdico, cuando se desarrolla correctamente, hace que la seriedad del enfrentamiento vuelva a resolverse y desemboque en la libertad del partido finalizado.


 

 http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs034.snc4/34061_127556823949332_100000850457493_142950_7411905_n.jpghttp://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs034.snc4/34061_127556827282665_100000850457493_142951_6278404_n.jpg 

 

 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash2/hs014.ash2/34061_127556833949331_100000850457493_142952_1308219_n.jpg  http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs014.snc4/34061_127556837282664_100000850457493_142953_1327868_n.jpg


 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs034.snc4/34061_127556843949330_100000850457493_142955_5211927_n.jpg http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs014.snc4/34061_127556847282663_100000850457493_142956_2606081_n.jpg

 


http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs034.snc4/34061_127556850615996_100000850457493_142957_4671980_n.jpghttp://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs014.snc4/34061_127556857282662_100000850457493_142959_4652657_n.jpg

 

 

 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash2/hs014.ash2/34061_127556860615995_100000850457493_142960_5870713_n.jpg

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs014.snc4/34061_127556853949329_100000850457493_142958_2067697_n.jpg

 

 

 

En virtud de lo escrito por el entonces Arzobispo, podemos encontrar algunos valores humanos que se practican en ese deporte y entre estos podemos suponer  la disciplina, el entrenamiento, la disposición, la libertad que mas que un valor es un don que tenemos los seres humanos, para poder desempeñarnos con eficiencia en cualquier área de nuestra vida, está también la cooperación, el trabajo en equipo, objetivo común, reglas claras y por supuesto, aunque no se menciona, la inteligencia, que viéndola a la luz de la filosofía  es mantener una conducta con sentido, sin inteligencia no se pueden crear estrategias para obtener el éxito anhelado en la práctica de cualquier deporte y por supuesto, en el cambiante mundo de los negocios y de la vida misma.

 

 http://www.clubbol.com/equipos/boca-juniors/fotos/img/grandes/entrenamiento.jpghttp://pide.files.wordpress.com/2010/04/team3.gif

 

 

Estoy escribiendo estas líneas en el intermedio de un partido, el partido de la vida, en cuyo partido todos los días debemos desempeñarnos llevando a la práctica los valores antes descritos, estamos en el medio tiempo del año 2010 que sin  prisa pero sin pausa avanza vertiginosamente comiéndose los segundos, los minutos, las horas, los días y los meses.


 

http://escuadrondelaverdad.files.wordpress.com/2009/09/reloj-arena.jpg

 

Y en la vorágine de éste año, vale la pena hacer un alto en el camino y elucubrar sobre todo aquello que hemos hecho en todas las aristas  de nuestra vida, pero por sobre todo en el ejercicio de nuestra profesión, para analizar si hemos avanzado inteligentemente, es decir, si todo lo que hemos hecho tiene sentido y le da sentido a nuestra vida, para ver si nuestro decir es coherente con nuestro actuar, para que lo dicho por Emerson no tenga parte con nosotros: “Lo que estás haciendo habla tan alto, que no me deja escuchar lo que me dices.”

 

http://www.allvideotrafficschool.com/images/octagon.gif

 

¿Es coherente lo que digo con lo que hago? ¿O es solamente un juego de palabras, en la  búsqueda del sinsentido de la vida? Esta pregunta abierta y pública, en primer lugar me la hago a mí mismo y después  a todos mis asociados, a todos aquellos que navegan conmigo en la misma barca, ya sea en el trabajo, en el hogar y en las tareas pastorales; a fin de que todos reflexionemos en lo que hasta el día de hoy hemos hecho y porqué no, también sobre lo que hemos dejado de hacer. Recordemos que en el juego de la pelota hay dos clases de personas: Los que se encuentran en la cancha rompiéndose el alma, dando el todo por el todo y los que están en la banca, los primeros son los trasformadores de las  realidades y los segundos simples espectadores, los primeros son aplaudidos, los segundos aplauden.

 

 

http://cnho.files.wordpress.com/2009/11/mono-pensando.jpg

 

En el ejercicio de nuestra profesión ¿De que lado estamos? En la banca o en la cancha; los que están en la cancha saben que tienen un objetivo común y que es anotar mas goles y consecuentemente ganar el partido,  pero para tener éxito en el establecimiento de ese objetivo, esos transformadores son disciplinados, se entrenan asiduamente, adquieren la disposición sobre sí mismos, por tal disposición: la superioridad, y por la superioridad: libertad, cooperación, objetivo común, trabajando en equipo dejando por un lado los individualismos.


 

http://www.laschivasrayadas.com.mx/media/galeria/325/3/9/8/6/n_chivas_guadalajara_jornada_9_jaguares_vs_chivas_guadalajara-1166893.jpghttp://1.bp.blogspot.com/_MsukXC3VyPE/S6vmdeYK-dI/AAAAAAAAAfU/WN2K8X89DgM/s1600/tri-islandia23-0.jpg

 

Los que están en la banca son todos aquellos que no emprenden, que no trabajan, que no actúan, son aquellos que critican y exigen, son aquellos que lejos de aportar una solución son parte del problema, son aquellos que con estas actitudes están construyendo la plataforma para fracasar tarde o temprano, sin duda alguna más rápido que tarde. Los valores humanos encontrados en el juego de la pelota, son  una fórmula simple pero vigorosa, por medio de la cual podemos alcanzar el éxito en la tentativa de cualquier iniciativa, o en el peor de los casos el funesto fracaso al ignorar ú omitir los mismos.

 

 

En uno de los libros de Tolstoi hay una pregunta de fondo que podría servir de base para filosofar sobre lo que estamos haciendo sobre la faz de la tierra: “¿Para que viven los hombres?”

 


Espero me den la respuesta a tal interrogante.-

 

 


 

José Luis Riveiro Fernández

Gerente de Agencia Cobán

Seguros GyT, S.A.

Fuente: http://humanitas.cl/web/index.php?optio ... l&catid=85

Fuente Imágenes: Imágenes Google.

 

100623_161238.jpg


 

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
14 junio 2010 1 14 /06 /junio /2010 17:53

(DAMA O CABALLERO)

►Con Aspiraciones Altas

►Con Deseos de Ser un Verdadero (a) Triunfador (a)

►Con Deseos de Garantizarse un Futuro Estable

►Con Deseos de Ser un (a)Verdadero (a) Profesional

►Con Deseos de Desarrollar una Verdadera Carrera

►Con Deseos de Tener su Propia Empresa....
    Productiva y Creciente

►Con Deseos de Alcanzar un verdadero éxito...Amplio y Sostenido




¿ES USTED LA PERSONA QUE DESEA Y NECESITA OBTENER?


►Ingresos Altos Crecientes

►Actividad Laboral Estable de Mucho Futuro

►Satisfacciones Personales Ilimitadas

►Un Trabajo de Verdadera Calidad y Excelencia

►Altas Remuneraciones y Reconocimientos por logros

►La Posibilidad de Formar un Verdadero Patrimonio Familiar




¿CUMPLE USTED CON LAS SIGUIENTES CUALIDADES?


►Esta Usted Entre los 25 y 50 años

►Tiene Usted Buena Presentación

►Es Usted Graduado (a) a Nivel Medio

►Tiene Usted Habilidad para Comunicarse

►Ha Cultivado Usted las Relaciones Humanas

►Esta Usted Trabajando Actualmente

►Es Usted Casado (a) (No Necesariamente)

►Decidido (a) a Ganar Mucho Dinero


SI ES ASI, ES USTED LA PERSONA QUE BUSCAMOS

CON NOSOTROS TENDRA A SU DISPOSICION


►Una Actividad Económica muy Productiva

►Un Sistema Eficaz Para Iniciarse de Forma Rápida

►La Posibilidad de Empezar a Ganar Bastante Dinero de Inmediato

►Instalaciones Modernas, Cómodas y muy Funcionales

►Material de Estudio, Equipo Moderno y Tecnologia de Punta

►Apoyo Técnico, logístico, Mercadológico y Publicitario

►Apoyo y Asesoria Personalizada y Permanente

►Verdaderos Profesionales para su Capacitación



 

SI ES USTED ESTA PERSONA

 

¡NO ESPERE MAS!

CONTACTESE CON NOSOTROS DE INMEDIATO

Tel.: 7952-1656

 


Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
17 mayo 2010 1 17 /05 /mayo /2010 20:05


 

El camino que conduce de la Ciudad Imperial de Carlos “V” hacía la Ciudad de San Pedro Carchá, ambas enclavadas en el verde departamento de Alta Verapaz, es el destino y la meta de los más de cuatro mil corredores que todos los años se aventuran a esta carrera internacional, recorrer esos caminos cada quien luchando por mejorar el tiempo efectuado el año pasado, es la meta anhelada y llegar a la misma sin importar lo que pueda suceder. La trayectoria  comenzó  en Plaza Magdalena, con dirección a San Pedro Carchá, retornando hacia Cobán para encaminarse 200 metros después  del monumento, para luego regresar  al estadio Verapaz, en donde concluye la misma.


 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash1/hs502.ash1/29730_118088974896117_100000850457493_104204_3170891_n.jpg

 


El camino serpentea en medio del verdor de su vegetación y el mismo se caracteriza por sus subidas y bajadas constantes en virtud que la topografía del terreno es quebrada y ya en la cuesta final dicen los agentes que hicieron esta aventura, “dan ganas de tirar la toalla” dan ganas de rendirse.


 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash1/hs502.ash1/29730_118088978229450_100000850457493_104205_5065755_n.jpg

 


¡Dan ganas de rendirse! estas palabras me recuerdan el discurso más breve pero sustancioso externado por Sr. Winston Churchill cuando dijo tres veces “nunca, nunca, nunca te rindas” y eso significa nunca rendirse ante la adversidad, El Primer Ministro inglés sabía que el éxito es la suma de un montón de fracasos bien aprovechados.

 

 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash1/hs502.ash1/29730_118088954896119_100000850457493_104202_2248307_n.jpg


Haciendo una breve analogía sobre la carrera de Cobán con nuestra carrera de asegurador, podemos visualizar que en ambas carreras siempre vamos a encontrar subidas y bajadas en el camino, así como  “pequeñas piedras dentro del zapato” que dificultan nuestro caminar, “ampollas” que nos dolerán y molestarán después, gentes que se nos pondrán al frente, que nos meterán zancadilla, que nos dificultarán nuestro caminar rumbo a la meta, gentes que harán estorbo, que querrán entorpecer “nuestro tiempo” con actitudes poco deseables, y muchas veces nos darán repetidas ganas de rendirnos, pero recordemos las palabras de Churchill de nunca, nunca, nunca te rindas, no importa cuantas veces hayamos fracasado en el camino, levantémonos y sigamos adelante, porque adelante siempre estará esperándonos la corona de la vida, que es el bien supremo al que debemos anhelar, haciendo todas las cosas bien hechas, empezando con nuestra carrera como aseguradores, de tal manera que la misma incida en la sociedad en donde vivimos.


 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc3/hs522.snc3/29730_118088964896118_100000850457493_104203_3173764_n.jpg

 


El Apóstol San Pablo que sin duda alguna fue  un buen deportista dijo al final de sus días: “He peleado la buena batalla, he ganado la carrera, he guardado la fe.” (2ª  Timoteo 4, 7); tres acciones muy deseables para cualquier persona que quiera alcanzar el éxito en el amplio sentido de la palabra:


 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc3/hs522.snc3/29730_118088991562782_100000850457493_104208_3264003_n.jpg


01.- Pelear la buena batalla todos los días de nuestra vida, por difíciles que se tornen las cosas;


 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc3/hs522.snc3/29730_118089021562779_100000850457493_104211_7142949_n.jpg

 

02.- Ganar la carrera, poniendo en práctica todas nuestras capacidades y potencialidades para lograrlo, y;


 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash1/hs502.ash1/29730_118260258212322_100000850457493_105690_2015196_n.jpg

 

03.- Guardar la fe, es decir no perderla  nunca, en nosotros mismos, en lo que hacemos y en las personas que se encuentran  a nuestro alrededor en el enorme escenario de la vida. Recordemos que la fe es tener la certeza que vamos a recibir lo que esperamos, lo que hoy no vemos, pero que si visualizamos (Hebreos 11, 1).


 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash1/hs502.ash1/29730_118260281545653_100000850457493_105693_2640153_n.jpg


Por lo anteriormente expuesto, quiero exhortar a todos mis asociados en principio a que el año entrante si Dios así quiere,  todos los miembros de esta agencia corramos la carrera de Cobán como equipo y mientras ese día llega, sigamos corriendo la carrera que tenemos hoy por delante con ímpetu, a fin de no ser simples espectadores  sino transformadores en el seno de una de las compañías aseguradoras más importantes del istmo centro americano, porque Seguros G&T ¡No nos falla!


 

 http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash1/hs502.ash1/29730_118260284878986_100000850457493_105694_1521773_n.jpghttp://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-sjc1/hs522.snc3/29730_118260271545654_100000850457493_105691_1114709_n.jpg

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash1/hs502.ash1/29730_118562501515431_100000850457493_107300_6599987_n.jpg

 

 

 

 

 

 

José Luis Riveiro Fernández

Gerente de Agencia Cobán

 

 

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash1/hs502.ash1/29730_118262371545444_100000850457493_105843_2198979_n.jpg


 

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
12 abril 2010 1 12 /04 /abril /2010 17:52

 

 

 

El poder de las palabras 6ª parte

 

    En los cinco capítulos anteriores sobre el poder de las palabras he analizado someramente sobre el poder que éstas mismas, tienen en una conversación dicha y hecha en un tiempo y en un lugar concreto,  también con personas concretas, porque cuando alguien está hablando siempre hay alguien escuchando, aunque a veces seamos nosotros mismos tanto los oyentes como también los receptores, no necesariamente tienen que existir dos o más personas para que exista diálogo.

 


    En éste apartado trataremos sobre las conversaciones nacientes en la interrupción que se puede dar en el fluir transparente de la vida, a cuya interrupción desde el punto de vista de Ontología del lenguaje, se le denominará quiebre.

 


    Hemos recorrido un buen trecho y hasta aquí no hemos mencionado el  significado de la palabra “ontología” y la ontología es la parte de la metafísica que estudia al ser en general y sus propiedades trascendentales, pero alejándonos de éste concepto clásico y apartándonos de la metafísica la ontología hace referencia a nuestra comprensión genérica, nuestra interpretación de lo que significa “ser humano”.  “El lenguaje es por sobre todo, lo que hace de los seres humanos el tipo particular de seres que son. Los seres humanos, plantean, son seres lingüísticos, seres que viven en el lenguaje. El lenguaje, postulamos, es la clave para comprender los fenómenos humanos.“  Rafael Echeverría.

 


 

 

 


     También muchos se preguntarán ¿Por qué?  Hemos metido la teología en un ensayo meramente filosófico. La respuesta se la robó a Nicolás Malebranche filósofo y teólogo francés, quien según su conocida formula “vemos todas las cosas en Dios.” Dios es la única causa verdadera, siendo las demás causas ocasionales. Cuya doctrina considera que el trabajo filosófico no comienza en el hombre sino en Dios, no sale del espíritu del Ente sino que desciende del Ente al Espíritu.  Espero explicarme bien porque en este diálogo interno que estoy sosteniendo conmigo mismo, pensando, investigando y escribiendo siento que me pierdo en esa danza interminable al compás de un ritmo melodioso de palabras desconocidas dichas y hechas.

 


 

     ¿Por qué hemos metido a Dios en éste trabajo? Dejando por un lado el hecho de haber sido acusado de panteísta Vincenzo Gioberti (filósofo y sacerdote italiano del siglo XVIII),  pretende explicar el origen de las ideas mediante la adecuada intuición del Ser Absoluto, sostenía que la “idea primerísima” es decir, Dios, es la primera idea de la mente. Para Gioberti vemos todas las cosas en Dios, fórmula del ontologismo, pero a través del hombre y en él. Por lo tanto, sólo conocemos, si admitimos  previamente que Dios es en nosotros y en nuestra mente con presencia ontológica aunque no se identifique con nuestra mente. Por eso he metido a Dios en éste discurso, porque “Al principio existía la palabra y la palabra estaba junto a Dios, y la palabra era Dios. Ella existía al principio junto a Dios, todo existió por medio de ella, y sin ella nada existió de cuanto existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres; la luz brilló en las tinieblas y las tinieblas no la comprendieron.” (Jn 1,1-5).-

 


 

 

      Si bien es cierto el ontologismo como sistema filosófico da a Dios prioridad tanto en el Ser como en el conocer,  su posición ontologista ni es obvia ni su razonamiento muy correcto y tal vez por eso se vio seriamente criticado por la filosofía neo-tomista en varias ocasiones y para no correr la misma suerte que corrió el ontologismo en el siglo XVIII, al habérsele  encontrado y  condenado siete errores de tipo ontologista por el Tribunal del Santo Oficio y “para no ser quemado en leña verde” metafóricamente hablando,  es que  he querido subordinar lo ontológico a lo teológico, porque tal y como decía Santo Tomás de Aquino (sacerdote dominico del Medioevo y actual doctor de la Iglesia):  “Si la existencia de Dios es evidente de por sí, en contraposición a las evidencias mediatas por la demostración y a lo totalmente desconocido.”

 


 

     Partiendo de éste modo particular de ver las cosas, creo que no hay que divagar en tanta elucubración, según el argumento ontológico de Santo Tomás, que considera posible demostrar la existencia de Dios a partir de su comprensión intelectual del concepto de Dios, sin utilizar ningún dato del mundo, ninguna experiencia de la realidad. Este argumento es racionalista porque va de de la mente al mundo y no de la experiencia del  mundo a Dios, a partir de la comprensión de una idea, partiendo de una idea. ¿Acaso no son ideas las que queremos materializar? No basta comprenderlas y razonarlas,  hay que llevarlas a la práctica, sino, tan sólo sería una palabra, una idea muerta si no nos lleva a la acción. ¿Acaso no está Dios, en todo acto creador que se dé mediante la acción de una idea, palabra o conversación?

 

 


      Fray Guillermo delgado, OP  dice: “Cuida que las palabras y las ideas no se te vayan al infinito.” La mías creo, ya han llegado al espacio sideral y me están causando quiebres. Estoy interrumpiendo el fluir transparente de mi vida, con tanta idea, con tanto pensamiento; estoy tratando a veces de transportar datos del pasado, hacia el presente para que me oriente en mi viaje hacia el futuro. A pesar que el pasado ya murió y del futuro que aún no llega me afano a veces por el mismo, a pesar que no debo de jactarme del día de mañana, porque no sé lo que me reserve(proverbios 27,1).

 


 

¡Basta ya por tánto afán! y el quiebre es precisamente eso, decir basta ya, a las cosas que me causan disgusto, a los problemas, a lo que no me deja crecer y ser trascendente en todos los aspectos de la vida, (aunque los quiebres no son sinónimo de problemas). Basta ya al indiferentismo, a la falta de acción, de voluntad, de deseo de superación, a la mediocridad.  Basta ya a los vicios, al pecado en todas sus manifestaciones, a un trabajo chapucero, a la falta de liderazgo. Declaro que a partir de ahora, mi vida será diferente, haciendo las cosas diferentes, pensando diferente, liderando diferente, accionando diferente. No se obtienen cosas diferentes haciendo exactamente lo mismo, sin evolucionar, sin mutar espiritual, cognitiva y físicamente. En el concierto del mundo he sido puesto por Dios para hacerme cargo de ese mundo con soberana exactitud: “Y les bendijo Dios y les dijo: Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla.” (Génesis 1,28).-

 

 


    El versículo bíblico dice “sométanla” que significa según el DRAE conquistar, subyugar, pacificar, subordinar, encomendar entre otras cosas; por lo tanto si Dios me facultó para hacer con toda la tierra y demás seres de la creación todo lo anterior, a lo largo y a lo ancho de la misma ¿Cómo no voy a ser capaz para dominar, conquistar y subordinar una acción? ¿Por qué no he de subyugar todas aquellas ideas que no me dejan avanzar? ¿Por qué no puedo dominar mi forma de ser, de hacer, de aprender, de desaprender y de vivir si Dios me ha encomendado cosas mayores? Fui dicho y hecho para dominar la tierra, por lo tanto “no digás que no podés” (Tony Meléndez); anteponiendo a todas nuestras ideas, la palabra “clave”, la palabra “acción”.

 


 

     Era el año de 1996 cuando un amigo mío, quien fungía como Gerente de Ventas de una importante aseguradora del país, Seguros de Occidente, S.A.  Me nombró Gerente de Agencia para la región de Alta Verapaz; después de diez años ininterrumpidos en la colocación y venta de seguros;  inmediatamente a ese nombramiento se me presentó otra oferta de parte del Gerente de Ventas de Comercial Aseguradora Suizo Americana, S.A. para ocupar el mismo puesto, en el mismo lugar pero con mejores oportunidades, a la cual accedí y nueve años después se me nombró Gerente Corporativo tanto de Seguros CASA como de Seguros GyT, S.A.; ante el hecho de una importante adquisición accionaria de parte de Corporación GyT; comprando tanto la aseguradora como la afianzadora CASA ambas coexistían en el mercado guatemalteco con su respectiva razón social y con administraciones diferentes; al poco tiempo CASA fue fusionada a GyT y desapareció como tal; continúe con el cargo en la agencia Cobán hasta el día de hoy.

 


 

     Durante todos esos años tuve tantos quiebres como circunstancias hay en la vida, que interrumpieron el fluir transparente de mi vida, pero todos me llevaron a la acción, por ejemplo: en los diez primeros años en el campo de las ventas de seguros ¿Cuántas gentes me dijeron que no necesitaban un seguro? Por diversas razones: “el precio del cardamomo bajó”, “el café bajó de precio en la bolsa de Nueva York”, “no tengo dinero”, “el dinero del seguro servirá para el lechero”, “si mi mujer y mis hijos no me quieren oler que me entierren” entre tantos otros argumentos sin fundamento, la mayoría fueron quiebres por muy corto tiempo, siempre me invitaron a la acción, refutándolos y demostrando que todo lo anterior carece de sentido en la adquisición de un programa de seguros completo, seguro que en su momento se convierte en  una maravillosa lámpara de Aladino proporcionándole a la viuda y a los hijos, seguridad económica, comida, techo, abrigo, educación, instrucción, comodidad y confort, entre otros. El haber refutado tanta objeción y formulado juicios diferentes me llevó a la acción de obtener la venta, generando acciones futuras  siempre bajo condiciones favorables; porque hoy, más que nunca, las circunstancias están dadas para colocar una póliza de seguro de vida, automóviles,  incendio y terremoto, ante la situación política y social que vivimos los guatemaltecos todos los días, según los expertos cada noventa minutos muere un conciudadano a consecuencia de la violencia, todos los días hay robos y atracos de vehículos, a menudo está temblando en el mundo, causando terremotos con su alto índice de caos, destrucción, desolación y muertes. ¿Qué mas razones necesitamos explicitar para vender un seguro?

 


 

    En el ámbito gerencial durante mucho tiempo estuve varado en el camino hacia el éxito por causa de un quiebre, cuántas veces llegué a suponer que estaba asociado sólo por gente mediocre y descontenta, hasta que mediante las conversaciones para la coordinación de acciones, empecé a generar acciones futuras, modificando las cosas respecto de su estado actual, en otras palabras los resultados, obteniendo un crecimiento, aunque mínimo, evidencia que el quiebre está siendo superado.

 


     En este nuevo estilo de gerenciamiento como líder coach y mediante el poder de las conversaciones, los actos lingüísticos que  me permitirán que surjan nuevas realidades son las peticiones, ofertas, promesas y declaraciones.

 


     ¿Acaso no es eso lo que nos cambiará la vida en el devenir de los tiempos mediante el acto creador de una palabra dicha y hecha?

 


     Mediante una promesa buscando que otras personas ejecuten las acciones pertinentes de acuerdo a ciertas condiciones, cumpliendo y haciendo cumplir las mismas; mediante peticiones presentes esperando acciones en el futuro, pidiendo esperando que algo pase, con el poder de las mismas incrementando nuestra capacidad de logro, estableciendo tiempos definidos; mediante las ofertas aceptadas, proponiendo a mis asociados llevar a cabo el cumplimiento de sus metas en el futuro para hacerse acreedores a la amplia gama de premios e incentivos que existen para todos aquéllos que cumplen sus promesas y metas; mediante el buen uso y conocimiento de los actos lingüísticos evitando las principales incompetencias:

 



           1.No hacer peticiones correctas y necesarias

           2.No comunicar lo que quiero

           3.Incumplir promesas

           4.Crear falsas expectativas

           5.Tono inmoderado de voz

 


 

Sino haciendo afirmaciones verdaderas, validando o invalidando declaraciones, emitiendo y fundando juicios con hechos y evidencias, revisando la temporalidad de tales juicios a la hora de una planificación estratégica.

 

 

   Ésas son las competencias que me acompañarán de ahora en adelante, haciendo las cosas viejas nuevas, relacionándome mas a menudo con los demás,  coordinando acciones con ellos, cambiando mi mundo, mi realidad y a la vez, cambiando sus mundos y también sus realidades, mediante el poder de los actos lingüísticos, de una palabra dicha y hecha, hilvanadas en el interior de la empresa, viéndola como una red estable de conversaciones, trascendiendo con el poder de las mismas a todos y cada uno de sus miembros individuales.

 


    ¿Acaso no es el seno de la empresa donde se dan las promesas mutuas? Y las promesas resultan de las conversaciones, ¿No es aquí en donde se satisfacen las ofertas, las peticiones y declaraciones?

 


    ¿Somos una palabra dicha y hecha? Por lo tanto hoy, declaro que estámos siendo eternamente bendecidos y en estado permanente de victoria. Los muertos han resucitado y han vuelto a la vida empresarial diciéndose  ¡Levántate muerto! Porque según el poeta: No son muertos los que en paz descansan en la tumba fría, muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía.

 

 

     Con el poder de las palabras hemos cambiado nuestro mundo, hemos cambiado nuestra realidad, y con ello los mundos y  realidades de la gente que depende de nosotros mismos.

 

 


  “Y Dios dijo: Hágase la palabra.”

 

 


 

José Luis Riveiro Fernández

Gerente de Agencia Cobán

10 de abril de 2010

 Fuente video:http://www.Youtube.com

 

100412_102313.jpg

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
5 abril 2010 1 05 /04 /abril /2010 16:15

 

El poder de la palabra 5ª parte

 

Los Juicios

 

          Creador inefable, que en los tesoros de tu sabiduría haz establecido tres jerarquías de ángeles, y las haz colocado sobre el cielo empíreo con orden admirable y haz dispuesto admirablemente todas las partes del universo.

 

photo-01-018.jpg

 


     Tú, pues que eres considerado verdadera fuente de la luz y principio eminentísimo de la sabiduría, dígnate infundir un rayo de tu claridad en las tinieblas de mi inteligencia, alejando de mí las dos clases de tinieblas con las que he nacido: La del pecado y la de la ignorancia. Tú, que sueltas las lenguas de los niños, prepara mi lengua é infunde la gracia de tu bendición en mis labios. Concédeme la agudeza para entender, la capacidad para asimilar, el modo y la facilidad para aprender, la sutileza para interpretar y la gracia abundante para hablar.

 


photo-01-032.jpg 


     Instruye el comienzo, dirige el desarrollo, completa la conclusión:

 


     Tú, que eres verdadero Dios y verdadero hombre, y que vives y reinas por los  siglos de los siglos.-

 


     Santo Tomás de Aquino.-  

 


     “Prepara mi lengua é infunde la gracia de tu bendición en mis labios.” Si todos pusiéramos en manos de Dios nuestra boca antes de sostener un diálogo con otra persona, ya sea para retroalimentarla mediante una sesión de coaching o simplemente para platicar, las mismas serían mas sanas y placenteras, alejadas por completo de las pláticas infructuosas y los resultados serían sorprendentes; si le sumamos la bendición de lo alto a las técnicas,  procedimientos y al arte de las buenas comunicaciones; pensaríamos más antes de externar un juicio y al hacerlo sería para levantar al caído, mediante el uso adecuado de las competencias conversacionales.


 

photo-01-022.jpg

 


     Podríamos hacer nuestras las palabras atribuidas a un profeta anónimo conocido como Isaías II o Deuteroisaías, quien dijo: “El Señor me ha dado una lengua experta, para que pueda confortar al abatido con palabras de aliento.”

 

(Is 50,4).-

 


     ¿Qué es un abatido? Según el DRAE significa ruin, despreciable, vil y vil según la misma referencia se dice de una persona que falta o corresponde mal a la confianza que en ella se pone. ¿Acaso no la mayoría de las personas defrauda la confianza de alguien? En el hogar cuando se tropieza una y otra vez con la misma piedra; en el trabajo cuando dejamos de cumplir las expectativas vertidas con antelación por nosotros mismos y, en la sociedad viéndola en su totalidad cuando no pasamos de simples espectadores, sin cumplir con nuestra función, para la cual fuimos creados, de ser transformadores de las realidades temporales (familiares, laborales, científicas, técnicas, políticas, culturales etc.).-

 

 

photo-01-030.jpg


     ¡El Señor nos ha dado una lengua experta para confortar al abatido! ¿Acaso no es eso lo que necesitamos?, ¿Una lengua experta? Para poder confortar, ayudar y levantar al que se ha desviado de sus objetivos, a aquél que anda como barco sin velero y sin timón, surcando mares de desaliento, desaprobación é incumplimiento, siempre a la deriva, sin un puerto seguro en donde atracar, por la falta de fe, de  una misión, una visión y valores nucleares compartidos. ¿Acaso no es esa la herramienta que necesitamos los coach líderes? ¿Una lengua experta para confortar al abatido? Mediante una sesión de coaching, a través del feedback, externando juicios poderosos, positivos, juicios de aliento y no juicios preconcebidos, provenientes de cómo nosotros vemos las cosas y no cómo son las cosas en la realidad  la mayoría de las veces.

 

photo-01-029.jpg

 


     Debemos partir de la premisa que en la vida siempre hay errores que señalar, actitudes que discriminar y rumbos qué corregir. Es una actividad que estamos haciendo todos los días desde nuestras actividades domésticas hasta las laborales y pastorales,  que mejor si las hacemos con instrucción a fin de obtener “esa lengua experta” que lejos de minar las sanas relaciones personales, la paz y la calma, sirva para catapultar al que está caído, sin prisa pero sin pausa, porque si para el que corrige el rumbo le es difícil emprender la acción, más lo será para el que lo escucha. Ante todo cuando lo hacemos con falta de pericia, olvidando que los juicios siempre deben encaminarse a las acciones no a las personas, y, sin utilizar todos aquellos juicios que lejos de ayudar, coartan la libre emisión del pensamiento é imposibilitan un diálogo ameno, constructor de nuevos mundos y nuevas realidades.

 


 photo-01-031.jpg



¿Cuántas veces, inclusive en el hogar hemos sido etiquetados desde niños con juicios como “eres un torpe,” “un inútil,” “un bueno para nada,” “suspenso,” “cero a la izquierda,” “mediocre,” “fracasado,” “decrépito,” para seguirlo escuchando después en el trabajo o en el entorno en donde nos desarrollamos?


 


 ¿Cuántos de estos juicios nos persiguen el resto de nuestra vida marcándonos la vida y por supuesto el destino? Gracias que los mismos no han sido escritos en piedra, sino en nuestras mentes, y no en los corazones; por lo tanto, es importante ver de dónde vienen para restarles autoridad. Un autor dice que “Por lo general nuestras acciones y pensamientos coinciden con nuestra propia imagen.” Quien tal piensa tal es.

 

 

photo-01-034.jpg


    

        En el 9º enunciado de la concepción ontológica de los juicios, del libro Ontología del Lenguaje, el Dr. Rafael Echeverría nos dice: “Los seres humanos estamos en permanente transformación de quienes somos, que depende de nuestra capacidad de aprendizaje. No somos de una determinada manera, fija, inmutable, de por vida. Podemos aspirar ser distintos. Por sobretodo, podemos aspirar a ser mejores.” En nosotros está el poder de cambiar esos viejos pensamientos y discriminarlos a fin de que no tengan parte con nosotros.

 



     Muchas veces optamos por callar, pensando que con no decir nada se corregirá la situación, el Doctor Rafael Echeverría dice: “es importante advertir que cuando optamos por callar nuestros juicios críticos, éstos no desaparecen, sólo quedan donde el otro no los ve”.

 


 

     En los capítulos anteriores vimos el significado de coaching, veamos ahora el de feedback y no es más que “recibir información de algo que hemos hecho, dicho o simplemente “somos” y que usado de forma correcta tanto por el emisor como por el receptor, se convierte en un arma de desarrollo personal con enorme potencial.”

 

photo-01-037.jpg


 


    Haciendo énfasis en el “somos” porque hay tantas concepciones como personas hay en el mundo y a veces describimos lo que somos desde la particular concepción de lo que veo y no de lo que realmente soy.

 


 

El Profesor Ignacio Bossi, Entrenador de Liderazgo, Innovación y Negociación de la Universidad del CEMA puntualiza:

 


 

     “Cuando se trata de conducir un barco, la función del piloto es corregir la “tendencia natural del barco” a desviarse del rumbo establecido para el viaje. El viento, las olas, las corrientes del océano y los defectos del casco del barco contribuyen a hacerlo desviar del rumbo que debería tener. El piloto utiliza diversos instrumentos y recursos: ayudas portuarias, brújulas y seguimiento satelital, que le permiten re-establecer el rumbo. La relación entre fuerzas que hacen desviar el navío y las que por el contrario lo mantienen en el curso establecido” es lo que llamamos feedback.

 


 

barco-a-la-deriva.png

 

 

     Pero para que el feedback catapulte tanto al que lo da como al que lo recibe, es preciso renovar nuestra mente a fin de que se den los resultados concretos que esperamos al final del mismo. Es preciso que el receptor realmente quiera cambiar su forma de ser, de hacer, de aprender a aprender, aprender a desaprender, aprender a vivir y aprender a convivir.  Alfred Adler nos dice: “Puedes llevar a un caballo al agua, pero no puedes obligarle a beber.”

 

 


     El Apóstol Pablo en la Epístola que escribió a los romanos desde Corinto, en el invierno del 55-56 de nuestra era nos dice que no debemos acomodarnos al mundo presente, sino más bien transformarnos mediante la renovación de nuestra mente, de forma que podamos distinguir cuál es la voluntad de Dios: Lo bueno, lo agradable, lo perfecto.” (Rom 12, 2). ¿Acaso no es una transformación la que esperamos después de una retroalimentación? Pero no podemos transformar el hacer, si antes no transformamos el ser, mediante un cambio de la forma de pensar, que es lo que Dios quiere, desechando todos los pensamientos negativos de nuestra mente que nos trastornan y no nos dejan avanzar y ser felices, ni desarrollarnos como seres humanos exitosos, no fracasados, como muchas veces el mundo nos ha etiquetado. Recordemos que Dios no hace basura, pero es preciso pasar la escoba todos los días de nuestra vida por nuestra mente, a fin de desechar todos los malos pensamientos, que en su mayoría son cepos que nosotros nos ponemos a sí mismos y que no nos dejan avanzar, recordemos que en el lenguaje del amor hemos “sido dichos y hechos por el poder de una palabra” (Fray Guillermo Delgado) y que desde el punto de vista biológico soy un líder; porque soy el espermatozoide más veloz, el campeón, el líder que fecundó el óvulo de nuestra madre en aquélla carrera vertiginosa hacia la vida, los miles de miles de postergados fueron desechados, el líder soy yo, fui dicho y hecho para triunfar no para fracasar.


 

photo-01-008.jpg

 

 

     En Ontología del Lenguaje existe un decálogo para entregar juicios y un decálogo para recibir juicios; Cristo  resumió el decálogo  en un solo mandamiento: Amarás al Señor tu  Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente y al prójimo como a ti mismo. (Mt 10,37.39)  Si yo amo a Dios y al prójimo, como a mí mismo, ¿saldrán de mi boca palabras groseras, obscenas o ruinosas? ¡No! Porque  Dios nos ha dotado de “una lengua experta,” para consolar al abatido, no para destruirlo, ni para  clasificarlo con una X como la mayoría de los muertos que yacen en los cementerios clandestinos, sino para restituir, para animar con el poder de una palabra dicha y hecha en el tiempo y en un lugar concreto.-

   


 

 

 

 

     Una palabra sabia dicha y hecha justo a tiempo, a la medida, metafóricamente  me convertirá en un taumaturgo. Me dará el poder y la facultad para resucitar a los “muertos” que quieran volver a la vida, a una vida con sentido, trascendente y soberana.

 

 

photo-01-011.jpg

 

Bertolt Brencht dijo una vez:

 

 

“Hay hombres que luchan un día y son buenos,

hay otros que luchan un año y son mejores;

hay quienes luchan muchos años y son muy buenos,

pero ¡ay  los que luchan toda la vida!

Esos son los imprescindibles.”

 


 

     Con el cambio de mentalidad que nos traerá un nuevo estilo de vida y el poder de la palabra dicha, hecha y aceptada seremos doblemente imprescindibles.-

 

 

 

 

 

 

Escribió: José Luis Riveiro Fernández

Cobán, A.V. Guatemala, Centro América

Domingo de Resurrección; 04 de abril de 2010

 


Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
24 marzo 2010 3 24 /03 /marzo /2010 21:35

     El Poder de la Palabra 4ª parte


La Escucha

 

“El que tiene oídos para oír,  oiga.”

 (Mt 13,9).-

 

    

MVC-036S     El Doctor Rafael Echeverría en su libro Ontología del Lenguaje, dice que la comunicación humana tiene dos facetas: Hablar y escuchar y que normalmente pensamos que es más importante el hablar, considerándolo el lado activo de la comunicación, mientras que el escuchar se le considera pasivo.

 


    

     Sin embargo, hoy nos damos cuenta que la parte que se considera pasiva y que es la de la escucha, juega  un papel preponderante en el arte de hablar bien, porque tal y como dice el dicho “el mejor conversador, es el mejor escuchador.”

 

 


     Cuantas veces hemos  escuchamos quejas de nuestros hijos, de nuestros cónyuges, del personal que labora y colabora con nosotros, que no les hacemos caso, que no les ponemos atención, que los estamos oyendo pero no los estamos escuchando, cuando nos abordan y les prestamos escaso interés; creemos que lo que nos traen carece de importancia, nos formulamos un juicio prematuro al pensar que lo que nos dirán será frívolo o banal.

 

 


     Muchas veces cuando alguien nos habla, no le prestamos la atención que el caso amerita y seguimos haciendo lo que estamos haciendo; a mi me suele pasar infinidad de veces, cuantas veces cuando alguien me aborda en mi oficina, o en mi casa de habitación y estoy frente al computador, le digo: Hable que le estoy escuchando, pero no interrumpo lo que estoy haciendo, y contesto de vez en cuando  con un ajá aislado para hacer creer que estoy escuchando, sin quitar la vista del monitor, o cuantas veces he caído en la descortesía de  contestar el celular  o  hablarle  a un tercero cuando alguien necesita que le escuche ¿Qué sugiere esa actitud? Que no le  interesa ni el problema, ni la persona que nos busca, que siempre tendremos cosas más importantes que atender antes que a él o ella. Y con esta actitud estamos minando las sanas relaciones interpersonales, estamos demostrando que nuestras competencias conversacionales son incipientes.

 

 


     El General retirado Colin Powell, ex jefe del Estado Mayor Conjunto del Ejército de EUA  en su breviario de liderazgo que se puede adaptar al ambiente de cualquier gerente con pretensiones de convertirse en un verdadero líder, dice en la lección número 2: “El día que el soldado deja de traernos sus problemas, es el día que ya no somos sus líderes, porque ya no confía en que le ayudemos, o se convence de que no nos importa. Uno ú otro caso serán falla del liderazgo.”

 

 

 

 

 

     Algunos líderes forman tantas barreras contra la comunicación hacía arriba dice el General, que se vuelve absurdo pensar que un subordinado busque ayuda en su líder.

 

 

 

     Fomentan una  cultura que clasifica la petición de ayuda como debilidad o fracaso, con lo que todos cubren sus fallas, perjudicando así a toda la unidad. El autentico líder es accesible y está disponible. Al mismo tiempo que exige alto desempeño, se preocupa por los esfuerzos y retos del subordinado. Al final, así será más probable que en su unidad el análisis de los problemas aparezca en vez de la culpabilización.

 

 


      Cuantas veces hemos sido victimas y también victimarios de las malas prácticas conversacionales, de falta de  un liderazgo eficiente y eficaz, de las insanas conversaciones. ¿Cuántas veces yo he sido dejado con la palabra en la boca? Porque otra persona “más importante” que yo importunó la conversación.  ¡Infinidad de veces! Y,  ¿Cuántas veces yo también  he hecho lo mismo? Haciéndome el importante, por contestar una llamada, o por creer que es necesaria mi presencia en algún acto, creyendo que sin mí nada puede funcionar ¡Infinidad de veces!

 

 


     Reflexionando sobre las actitudes anteriores, estoy totalmente de acuerdo con la exposición del general; estamos perdiendo liderazgo cuando abortamos una plática por hacer tal o cual cosa, sugiriendo que nuestro interlocutor  no es sujeto de interés.

 

 


     Meter  Drucker, escribió: Demasiados ejecutivos piensan que son maravillosos con las personas porque hablan bien. No se dan cuenta de que ser maravillosos con las personas significa escuchar bien.”

 

 


     Tom Peters por su cuenta añade que una de las principales causas del bajo rendimiento del Management es el hecho de que el manager no escucha a sus empleados, ni a sus clientes ni al mercado. Por lo tanto, recomienda que nos obsesionemos con el escuchar.

 

 


     Jesús nos lo dice sin tanta parafernalia en el párrafo que utilice como preámbulo introductor  “el que tiene oídos para oír,  oiga” Y es que Dios nos dotó de una sola boca, pero dos oídos, para oír doblemente tanto lo que decimos como lo que escuchamos; podría decirse que añade más valor al arte de saber escuchar bien que a lucirnos con  tanto discurso rimbombante que nos gusta muchas veces disertar. A través del tiempo he escuchado a hombres y mujeres con grandes capacidades en el arte de hablar en publico, académicos con dotes de oratoria; pero el mensaje mas oportuno es el que nos deja Jesús hoy, “el que tenga oídos para oír, oiga”  mensaje que nos deja sin una  construcción gramatical prodigiosa para que nadie quede excluido de su significado y que todos podamos entender con claridad y transparencia.  Son tan solo siete palabras las que tenemos que memorizar, a fin de mejorar nuestro liderazgo en la vorágine de las palabras dichas y hechas.

 

 


     Michael Porter, Gurú de la administración moderna nos dice: “No te hace rico lo que tienes, sino lo que haces con lo que tienes.”

 

 


     ¿Qué hemos hecho nosotros con el don del habla y de la escucha? Hemos cambiado mundos, hemos enriquecido la vida de las personas que giran en torno nuestro,  hemos traspasado la frontera de la aquiescencia de la vida a la trascendencia de la misma, bailando al compás de una danza entrelazada con las palabras, con el poder de la escucha sin distingos  económicos, sociales, políticos, raciales o religiosos; o hemos hecho con esos dones lo mismo que hizo el siervo malo y perezoso que enterró el talento que le dio su Señor (Mt 25,14-30). No poniéndolo al servicio de nuestro prójimo mas próximo.

    

 

 

     Por lo tanto “El que tiene oídos para oír, oiga”.-

 

 

 

 


José Luis Riveiro Fernández

Gerente Agencia Cobán

Santo Domingo de Cobán, 24 de Marzo de 2010

Fuente Video:www.youtube.com

Bibliografia: Ontologia del Lenguaje, Dr. Rafael Echeverria.

 

 

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo
15 marzo 2010 1 15 /03 /marzo /2010 18:08

EL PODER DE LA PALABRA 3ª PARTE


 100118 154813  ¡Soy un Rey! ¿Y sobre que reino reinas? ¡Sobre el reino de mi mismo! El reinar sobre nosotros mismos, demanda muchas exigencias a las cuales tenemos que atenernos y cumplirlas al pie de la letra. Significa que debemos  renunciar a muchas cosas y entre las tantas cosas a las que debemos renunciar en adición a todos las situaciones que vimos anteriormente, esta la renuncia total y absoluta de un liderazgo endeble, un liderazgo raquítico, porque a causa de un liderazgo de esta naturaleza hay tantos hombres y mujeres que parecen marionetas en las manos de otros, son manejados al sabor y antojo “del otro”. Son los tontos útiles que deambulan en las organizaciones como barcos sin velero ni timón, siempre a la deriva. Son los que nunca se comprometen, los que nunca actúan o si lo hacen lo hacen de una forma tardía, prometen, ofrecen, pero no se comprometen y por lo tanto no cumplen.  Sus promesas casi siempre son insatisfechas, casi nunca se cumplen y en el peor de los casos jamás se cumplen. Son promesas del diente al labio, que se engendran “extrauterinamente” nacen de los labios hacia afuera, no desde nuestras entrañas y por eso el decir con el hacer no son coherentes, no hacen binomio, no son buen partido.

 


 


     Nietzsche, el filósofo que planteo  la muerte de Dios dijo en una oportunidad que los seres humanos son animales que hacen promesas; yo prefiero el lenguaje de la Biblia al que me referiré mas adelante, aunque Nietzsche considere que la creencia en Dios es una consecuencia de vida decadente, de que la idea de Dios es un refugio para los que no pueden aceptar la vida. Pero,  antes de continuar elucubrando, preguntémonos: ¿Qué es una promesa? Dejemos que el Dr. Rafael Echeverría nos responda categóricamente: “Las promesas, son por excelencia, aquellos actos lingüísticos que nos permiten coordinar acciones con otros. Cuando alguien hace una promesa, el o ella se compromete ante otro a ejecutar alguna acción en el futuro.”

 

 


     Veámoslo así: Al comienzo de cada año calendario, a titulo personal planeamos nuestro porvenir, a lo largo y ancho de todo ese año, y ese porvenir lo planeamos en el ámbito profesional, económico, familiar, espiritual, vacacional entre otras cosas a partir de nuestras particulares necesidades;  porque en Seguros GyT no nos interesa únicamente el desarrollo económico que una persona pueda lograr en el ejercicio de su profesión; sino toda una amplia gama de mejoramiento continuo incluyendo nuestra área espiritual.  En el área profesional se ha dispuesto un diplomado, una carrera técnica y una licenciatura en Seguros y Fianzas por la Universidad Galileo, para seguir mejorando.  Actualmente todos los gerentes de agencia estamos estudiando un Diplomado en Gestión Administrativa por la misma Universidad y nos estamos especializando en las técnicas del coaching. En este sentido estamos “aprendiendo a aprender” estamos “desaprendiendo” un viejo estilo de gerenciamiento” utilizado durante muchas décadas, que dejo de ser funcional y que hoy es irresoluble é impráctico.

 

 


     Con este desarrollo podríamos decir que nos convertiremos en una especie de alquimista, capaces de convertir el “plomo en oro” desde el punto de vista metafórico,  capaces  de hacer descubrir y  relucir ese  “acre de diamantes” que se encuentra en el interior de cada persona, “del interior  de su propio pozo” extrayendo  lo  mejor de sí mismo. Con el poder que nos da una palabra bien encaminada, bien dirigida en el momento y en el tiempo oportuno. Pudiendo hacer  una mutación maravillosa e increíble en aquellos que necesitan  un cambio radical  tanto en su manera de pensar, como en se manera de ser, de hacer, de decir, de actuar. Porque el ser humano, ese poderoso ser perfectible pero inacabado, que todos los días puede estar haciendo cambios en su vida con el poder de la palabra;  es el único que tiene el poder de mutar en su manera de pensar, es el único que puede evolucionar,  que tiene la capacidad de convertirse, el único que puede nacer de nuevo espiritualmente tal y como lo dice San Pablo a los Efesios en el capitulo 4, versículos del 22 al 24: “Despójense de la conducta pasada, del hombre viejo que se corrompe con sus malos deseos; renuévense en su espíritu y en su mente; y revístanse del hombre nuevo, creado a imagen de Dios con justicia y santidad autenticas.”


 

 


     Un cambio de nuestra manera de pensar siempre trae como consecuencia un nuevo estilo de vida ¿Acaso no es esto lo que queremos? Un cambio radical en todos los aspectos de nuestra vida que nos den felicidad; traspasando todas las fronteras, porque el que no evoluciona involuciona. Por eso desaparecieron los dinosaurios sobre la faz de la tierra; porque no se adaptaron a los cambios, por lo tanto despojémonos de esa conducta de dinosaurio y sigamos adelante, cambiando con el poder de la palabra.

 

 


     “Cuando alguien hace una promesa, el o ella se compromete ante otro a ejecutar alguna acción en el futuro” dice claramente el Dr. Echeverría. ¿Y en que nos hemos comprometido nosotros los integrantes de esta agencia de seguros? ¿De este grupo eclesial? ¿De esta fraternidad?  ¡A cumplir! ¿Con quien? primero con Dios, porque el trabajo humano es una invención divina para colaborar con El en la construcción de un mundo mas justo, mas humano, mas fraterno.

 

 


     ¡A cumplir! ¿Con quien? En segunda instancia con nuestra familia, porque al cumplir con la palabra empeñada en esa promesa que hacemos cada año, estamos procurando estabilidad financiera y mental a nuestras familias, dándoles todo lo que necesitan para satisfacer sus mas elementales necesidades, que son: comida, techo, abrigo, educación, instrucción, salud física, mental y espiritual,  recreación entre tantas cosas; recordemos que “si uno no cuida de los suyos, especialmente de los que viven en su casa, ha renegado de la fe y es peor que un incrédulo.” Según lo explicita  el capitulo 5, versículo 8 de la primera carta a Timoteo.

 

 


     Y en tercera instancia debemos cumplir con la empresa que nos da la oportunidad de ser alguien en la vida; si cumplimos con Dios y con nuestra familia como se debe, cumpliremos por añadidura con la empresa que nos patrocina, cumpliendo así con la promesa empeñada, porque de la promesa que cada uno hizo, otra persona se comprometió  a otro nivel y esta otra persona hizo lo mismo a un nivel mas alto; por lo tanto si no cumplimos a cabalidad con la promesa efectuada, afectamos a terceras personas, empezando por los de nuestra casa y haremos quedar mal a las que confiaron en nosotros; entonces,  cumplamos con nuestras promesas a fin de que no nos hagamos acreedores a lo que dice el Evangelio de San Mateo, capitulo 3 y versículo 10: “El hacha ya esta apoyada en la raíz del árbol: Árbol que no produzca frutos buenos será cortado y arrojado al fuego.”

 

 


     Tal aseveración es aplicable a toda aquella persona que no produzca buenos frutos, en el hogar, en el trabajo, en la iglesia y en la sociedad; por supuesto después de haber agotado todas las instancias a efecto de que la promesa empeñada se cumpla y en este sentido; en este nuevo estilo de gerenciamiento, siempre hemos llevado a la practica la parábola de la higuera; que dice así: “Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. Dijo al viñador: Hace tres años que vengo a buscar fruta en esta higuera y nunca encuentro nada. Córtala que encima esta malgastando la tierra. El le contesto: Señor, déjala todavía este año; cavaré alrededor y la abonaré, a ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortarás.” (Lucas 13: 5 al 9)

 

 


     ¿Acaso no hemos actuado así? Con el árbol que no quiere dar fruto; ¿Acaso no lo hemos abonado? Con programas de reentrenamiento, coaching, feedback, asistencia técnica personalizada, acompañamiento técnico. ¿Acaso no existen en cada uno las motivaciones tanto intrínsecas como extrínsecas para ponernos en movimiento?

 

 


     ¿Acaso no hemos visto el cambio en algunas personas? Que se dejan guiar, que son dóciles, que son humildes y no autosuficientes. Aquellos que se auto ayudan y a la vez buscan también ayuda.  Acaso no hemos visto el cambio en todas aquellas personas que primero confiaron en El Señor y después en ellos mismos; cumpliendo con sus promesas en todo su entorno;  dando fruto a todo tiempo, según nos narra Jeremías en el capítulo 17, versículos 7-8: “¡Bendito quien confía en el Señor y busca en El su apoyo! Será un árbol plantado junto al agua, arraigado junto a la corriente; cuando llegue el calor, no temerá, su follaje seguirá verde, en año de sequía no se asusta, no deja de dar fruto.”

 

 


     Así  serán todas aquellas personas que cumplan con la promesa empeñada haciendo según lo que les corresponde, al estilo de Jesús, que nunca dejo de cumplir con las promesas que nos hizo a través de todos los tiempos: “Yo estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.” (Mt 28,20). “Porque Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos.” (Hebreos 13,8).-

 

 

 


 

Escribió:

José Luis Riveiro Fernández

Gerente Corporativo  Agencia Cobán

Cobán, Guatemala, C.A. 14/03/10.-

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo

Presentación

  • : SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • : Trabajamos Asegurando Personas y Bienes con Gusto....
  • Contacto

Buscar

Archivos

Enlaces