Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 abril 2010 1 05 /04 /abril /2010 16:15

 

El poder de la palabra 5ª parte

 

Los Juicios

 

          Creador inefable, que en los tesoros de tu sabiduría haz establecido tres jerarquías de ángeles, y las haz colocado sobre el cielo empíreo con orden admirable y haz dispuesto admirablemente todas las partes del universo.

 

photo-01-018.jpg

 


     Tú, pues que eres considerado verdadera fuente de la luz y principio eminentísimo de la sabiduría, dígnate infundir un rayo de tu claridad en las tinieblas de mi inteligencia, alejando de mí las dos clases de tinieblas con las que he nacido: La del pecado y la de la ignorancia. Tú, que sueltas las lenguas de los niños, prepara mi lengua é infunde la gracia de tu bendición en mis labios. Concédeme la agudeza para entender, la capacidad para asimilar, el modo y la facilidad para aprender, la sutileza para interpretar y la gracia abundante para hablar.

 


photo-01-032.jpg 


     Instruye el comienzo, dirige el desarrollo, completa la conclusión:

 


     Tú, que eres verdadero Dios y verdadero hombre, y que vives y reinas por los  siglos de los siglos.-

 


     Santo Tomás de Aquino.-  

 


     “Prepara mi lengua é infunde la gracia de tu bendición en mis labios.” Si todos pusiéramos en manos de Dios nuestra boca antes de sostener un diálogo con otra persona, ya sea para retroalimentarla mediante una sesión de coaching o simplemente para platicar, las mismas serían mas sanas y placenteras, alejadas por completo de las pláticas infructuosas y los resultados serían sorprendentes; si le sumamos la bendición de lo alto a las técnicas,  procedimientos y al arte de las buenas comunicaciones; pensaríamos más antes de externar un juicio y al hacerlo sería para levantar al caído, mediante el uso adecuado de las competencias conversacionales.


 

photo-01-022.jpg

 


     Podríamos hacer nuestras las palabras atribuidas a un profeta anónimo conocido como Isaías II o Deuteroisaías, quien dijo: “El Señor me ha dado una lengua experta, para que pueda confortar al abatido con palabras de aliento.”

 

(Is 50,4).-

 


     ¿Qué es un abatido? Según el DRAE significa ruin, despreciable, vil y vil según la misma referencia se dice de una persona que falta o corresponde mal a la confianza que en ella se pone. ¿Acaso no la mayoría de las personas defrauda la confianza de alguien? En el hogar cuando se tropieza una y otra vez con la misma piedra; en el trabajo cuando dejamos de cumplir las expectativas vertidas con antelación por nosotros mismos y, en la sociedad viéndola en su totalidad cuando no pasamos de simples espectadores, sin cumplir con nuestra función, para la cual fuimos creados, de ser transformadores de las realidades temporales (familiares, laborales, científicas, técnicas, políticas, culturales etc.).-

 

 

photo-01-030.jpg


     ¡El Señor nos ha dado una lengua experta para confortar al abatido! ¿Acaso no es eso lo que necesitamos?, ¿Una lengua experta? Para poder confortar, ayudar y levantar al que se ha desviado de sus objetivos, a aquél que anda como barco sin velero y sin timón, surcando mares de desaliento, desaprobación é incumplimiento, siempre a la deriva, sin un puerto seguro en donde atracar, por la falta de fe, de  una misión, una visión y valores nucleares compartidos. ¿Acaso no es esa la herramienta que necesitamos los coach líderes? ¿Una lengua experta para confortar al abatido? Mediante una sesión de coaching, a través del feedback, externando juicios poderosos, positivos, juicios de aliento y no juicios preconcebidos, provenientes de cómo nosotros vemos las cosas y no cómo son las cosas en la realidad  la mayoría de las veces.

 

photo-01-029.jpg

 


     Debemos partir de la premisa que en la vida siempre hay errores que señalar, actitudes que discriminar y rumbos qué corregir. Es una actividad que estamos haciendo todos los días desde nuestras actividades domésticas hasta las laborales y pastorales,  que mejor si las hacemos con instrucción a fin de obtener “esa lengua experta” que lejos de minar las sanas relaciones personales, la paz y la calma, sirva para catapultar al que está caído, sin prisa pero sin pausa, porque si para el que corrige el rumbo le es difícil emprender la acción, más lo será para el que lo escucha. Ante todo cuando lo hacemos con falta de pericia, olvidando que los juicios siempre deben encaminarse a las acciones no a las personas, y, sin utilizar todos aquellos juicios que lejos de ayudar, coartan la libre emisión del pensamiento é imposibilitan un diálogo ameno, constructor de nuevos mundos y nuevas realidades.

 


 photo-01-031.jpg



¿Cuántas veces, inclusive en el hogar hemos sido etiquetados desde niños con juicios como “eres un torpe,” “un inútil,” “un bueno para nada,” “suspenso,” “cero a la izquierda,” “mediocre,” “fracasado,” “decrépito,” para seguirlo escuchando después en el trabajo o en el entorno en donde nos desarrollamos?


 


 ¿Cuántos de estos juicios nos persiguen el resto de nuestra vida marcándonos la vida y por supuesto el destino? Gracias que los mismos no han sido escritos en piedra, sino en nuestras mentes, y no en los corazones; por lo tanto, es importante ver de dónde vienen para restarles autoridad. Un autor dice que “Por lo general nuestras acciones y pensamientos coinciden con nuestra propia imagen.” Quien tal piensa tal es.

 

 

photo-01-034.jpg


    

        En el 9º enunciado de la concepción ontológica de los juicios, del libro Ontología del Lenguaje, el Dr. Rafael Echeverría nos dice: “Los seres humanos estamos en permanente transformación de quienes somos, que depende de nuestra capacidad de aprendizaje. No somos de una determinada manera, fija, inmutable, de por vida. Podemos aspirar ser distintos. Por sobretodo, podemos aspirar a ser mejores.” En nosotros está el poder de cambiar esos viejos pensamientos y discriminarlos a fin de que no tengan parte con nosotros.

 



     Muchas veces optamos por callar, pensando que con no decir nada se corregirá la situación, el Doctor Rafael Echeverría dice: “es importante advertir que cuando optamos por callar nuestros juicios críticos, éstos no desaparecen, sólo quedan donde el otro no los ve”.

 


 

     En los capítulos anteriores vimos el significado de coaching, veamos ahora el de feedback y no es más que “recibir información de algo que hemos hecho, dicho o simplemente “somos” y que usado de forma correcta tanto por el emisor como por el receptor, se convierte en un arma de desarrollo personal con enorme potencial.”

 

photo-01-037.jpg


 


    Haciendo énfasis en el “somos” porque hay tantas concepciones como personas hay en el mundo y a veces describimos lo que somos desde la particular concepción de lo que veo y no de lo que realmente soy.

 


 

El Profesor Ignacio Bossi, Entrenador de Liderazgo, Innovación y Negociación de la Universidad del CEMA puntualiza:

 


 

     “Cuando se trata de conducir un barco, la función del piloto es corregir la “tendencia natural del barco” a desviarse del rumbo establecido para el viaje. El viento, las olas, las corrientes del océano y los defectos del casco del barco contribuyen a hacerlo desviar del rumbo que debería tener. El piloto utiliza diversos instrumentos y recursos: ayudas portuarias, brújulas y seguimiento satelital, que le permiten re-establecer el rumbo. La relación entre fuerzas que hacen desviar el navío y las que por el contrario lo mantienen en el curso establecido” es lo que llamamos feedback.

 


 

barco-a-la-deriva.png

 

 

     Pero para que el feedback catapulte tanto al que lo da como al que lo recibe, es preciso renovar nuestra mente a fin de que se den los resultados concretos que esperamos al final del mismo. Es preciso que el receptor realmente quiera cambiar su forma de ser, de hacer, de aprender a aprender, aprender a desaprender, aprender a vivir y aprender a convivir.  Alfred Adler nos dice: “Puedes llevar a un caballo al agua, pero no puedes obligarle a beber.”

 

 


     El Apóstol Pablo en la Epístola que escribió a los romanos desde Corinto, en el invierno del 55-56 de nuestra era nos dice que no debemos acomodarnos al mundo presente, sino más bien transformarnos mediante la renovación de nuestra mente, de forma que podamos distinguir cuál es la voluntad de Dios: Lo bueno, lo agradable, lo perfecto.” (Rom 12, 2). ¿Acaso no es una transformación la que esperamos después de una retroalimentación? Pero no podemos transformar el hacer, si antes no transformamos el ser, mediante un cambio de la forma de pensar, que es lo que Dios quiere, desechando todos los pensamientos negativos de nuestra mente que nos trastornan y no nos dejan avanzar y ser felices, ni desarrollarnos como seres humanos exitosos, no fracasados, como muchas veces el mundo nos ha etiquetado. Recordemos que Dios no hace basura, pero es preciso pasar la escoba todos los días de nuestra vida por nuestra mente, a fin de desechar todos los malos pensamientos, que en su mayoría son cepos que nosotros nos ponemos a sí mismos y que no nos dejan avanzar, recordemos que en el lenguaje del amor hemos “sido dichos y hechos por el poder de una palabra” (Fray Guillermo Delgado) y que desde el punto de vista biológico soy un líder; porque soy el espermatozoide más veloz, el campeón, el líder que fecundó el óvulo de nuestra madre en aquélla carrera vertiginosa hacia la vida, los miles de miles de postergados fueron desechados, el líder soy yo, fui dicho y hecho para triunfar no para fracasar.


 

photo-01-008.jpg

 

 

     En Ontología del Lenguaje existe un decálogo para entregar juicios y un decálogo para recibir juicios; Cristo  resumió el decálogo  en un solo mandamiento: Amarás al Señor tu  Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente y al prójimo como a ti mismo. (Mt 10,37.39)  Si yo amo a Dios y al prójimo, como a mí mismo, ¿saldrán de mi boca palabras groseras, obscenas o ruinosas? ¡No! Porque  Dios nos ha dotado de “una lengua experta,” para consolar al abatido, no para destruirlo, ni para  clasificarlo con una X como la mayoría de los muertos que yacen en los cementerios clandestinos, sino para restituir, para animar con el poder de una palabra dicha y hecha en el tiempo y en un lugar concreto.-

   


 

 

 

 

     Una palabra sabia dicha y hecha justo a tiempo, a la medida, metafóricamente  me convertirá en un taumaturgo. Me dará el poder y la facultad para resucitar a los “muertos” que quieran volver a la vida, a una vida con sentido, trascendente y soberana.

 

 

photo-01-011.jpg

 

Bertolt Brencht dijo una vez:

 

 

“Hay hombres que luchan un día y son buenos,

hay otros que luchan un año y son mejores;

hay quienes luchan muchos años y son muy buenos,

pero ¡ay  los que luchan toda la vida!

Esos son los imprescindibles.”

 


 

     Con el cambio de mentalidad que nos traerá un nuevo estilo de vida y el poder de la palabra dicha, hecha y aceptada seremos doblemente imprescindibles.-

 

 

 

 

 

 

Escribió: José Luis Riveiro Fernández

Cobán, A.V. Guatemala, Centro América

Domingo de Resurrección; 04 de abril de 2010

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • : Trabajamos Asegurando Personas y Bienes con Gusto....
  • Contacto

Buscar

Archivos

Enlaces