Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 diciembre 2009 1 07 /12 /diciembre /2009 15:48

        El 28 de agosto de 1,963 delante del monumento a Abraham Lincoln en Washington D.C. Martin Luther King,  Jr. Diserto un famoso discurso en pro de los derechos civiles para los negros en los Estados Unidos de Norte América, delante de mas de 200,000 personas que le acompañaban, el discurso se intitulo “Tengo un sueño”

 

 

         Hoy, también yo “tengo un sueño” pero a diferencia de Martin Luther King  los únicos acompañantes que tengo son la pantalla del monitor y “el” Bruno, un perro mastín que se encuentra acostado a mi derecha con un ojo cerrado y el otro entre abierto, perdiendo su tiempo, como muchos solemos hacerlo de vez en cuanto.

 

 

          “Tengo un sueño” en las postrimerías de un año que agoniza en medio de  pesares y alegrías, de venturas y desventuras, desarrollando nuevo personal y “rotando” hacia su casa o hacia agencias similares incapaces de reclutar, capacitar, integrar y  desarrollar su propio personal; al que no emprende,  no trabaja,  no actúa, al desleal o al que fracaso en esta organización.

 

 

         “Tengo un sueño” entre productividades e improductividades, viendo los números ofrecidos por el personal de ventas que colabora conmigo, para escudriñar el porque unos cumplieron con sus  metas, anhelos, sueños y  esperanzas, otros las superaron  y otros se quedaron únicamente con el ofrecimiento de comienzo de este año, del año 2,009 que en sus últimos suspiros  de vida nos  invita a reflexionar sobre todo aquello que hicimos o dejamos de hacer.

 

 

         “Tengo un sueño” y la ventaja de este sueño que se sueña estando despierto es que el mismo nunca muere, siempre resucita, siempre esta ahí latente  y desde las entrañas de todas aquellas personas que se han comprometido con Dios, consigo mismo, con sus familias y con el trabajo, siempre esta ahí para hacer un breve recordatorio de las preguntas que se hicieron los filósofos y que hoy acucian la mente de aquellos que no quieren vivir en las tinieblas de la mediocridad y la pobreza: ¿Quién soy? ¿De donde vengo? Y ¿Hacia donde voy?

 

 

         ¿Quién soy? Preguntémonos con toda exactitud, exitoso o fracasado, porque en el amplio panorama que la vida nos pone por delante no hay lugar para  las medias tintas, o se es una persona de éxito en el estricto sentido de la palabra o se fracaso, no existe el medio exitoso o el medio fracasado. En el ejercicio de esta profesión de asegurador la persona que fracasa, fracasa porque detesta hacer todas aquellas cosas que hace la persona que triunfa y que son a saber: Estar en paz con Dios y el prójimo, mantener sanas relaciones inter personales, ver mas de cinco prospectos calificados nuevos todos los días, adecuada gestión del recurso mas valioso que Dios nos da, el tiempo; hacer contactos, visitas, entrevistas y cierres todos los días, mantener una adecuada proporción de tiempo en la oficina y en la calle, a razón de un cinco por ciento en la oficina y el resto fuera, haciendo lo que tenemos que hacer: Proponer seguro a todos los potenciales clientes que necesitan de un seguro (todos necesitan de uno), levantarse temprano, tener buenos hábitos y ser un asegurador itinerante entre tantas otras cosas.

 

 

          ¿De donde vengo? En el ámbito laboral recuerdo de donde rescate a muchos antes de dedicarse a esta noble y prominente profesión de asegurador, algunos salieron de trabajos que prometían poco o casi nada, con un sub salario, economía informal, del flagelo del desempleo, otros quisieron ser sus propios jefes y probar desde un trabajo que promete y que es autónomo y que hoy no se arrepienten de haber dado el salto. En el ámbito familiar y social preguntémonos a nosotros mismos y ¿hacia donde voy? Depende de lo que haga y deje de hacer hoy, porque lo que haga hoy, asegurara lo que seré mañana, si es que llega.

 

 

         Pero de algo si estoy seguro y me jacto de ser el mas digno de los clarividentes y es que si sigo haciendo las cosas igual como las estoy haciendo hoy, si sigo visitando la misma cantidad de gente, si mi gestión del tiempo sigue siendo la misma, si mi pobre mercado sigue siendo un mercado pobre,  irremediablemente seguiré siendo el mismo y ganando casi lo mismo y seguiré viviendo  la vida de la misma forma en que hoy la  estoy viviendo, con mas penas que glorias, aunque a veces las camufláremos bien. Recordemos lo que solía decir Albert Einstein que el que sigue haciendo lo mismo seguirá ganando lo mismo. Por lo tanto, luchemos por pasar de la aquiescencia de nuestra vida  a la trascendencia de la misma.

 

 

         “Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a  pesar de las dificultades del momento, yo aun tengo un sueño”  Y ese sueño es que todos se levanten, que nadie se quede atrás, como reza un párrafo del Popol Vuh, porque solo levantándonos podremos  cumplir a cabalidad con la visión y la misión que como equipo tenemos asignada, una visión y una misión compartida, no impuesta, con un deseo común de ser “Una agencia líder en la colocación y venta de seguros y fianzas a nivel nacional, altamente competitiva, contando con un equipo de agentes profesionales a efecto de satisfacer las necesidades presentes y futuras de nuestros clientes”.

 

 

Por eso “Tengo un sueño”

 

 

“Sueño que un día” nuestros hijos vivirán en una mejor casa, un mejor vecindario y en una mejor ciudad; como resultado de nuestro trabajo probo y digno que camina de la mano con el binomio de la justicia y el derecho;

 

 

“Sueño que un día” nuestros hijos estudiaran en el mejor colegio, escuela o universidad;

 

 

“Sueño que un día” velaremos con toda honestidad de nuestro prójimo, asistiéndole como mejor le convenga en materia de seguros;

 

 

“Sueño que un día” las madres les dirán a sus hijos; hijo gracias a ese hombre o esa mujer que va ahí, tenemos techo, comida y abrigo, porque supo convencer a tu padre que en paz descanse  acerca de las bondades de un seguro de vida;

 

 

“Sueño que un día” podremos darle a nuestros hijos el mejor regalo que la vida nos puede deparar: Una madre de tiempo completo, porque gracias al fruto de nuestro trabajo y de nuestro esfuerzo, ella ya no tendrá necesidad de dejarlos solos en casa, para ayudarnos en el sostenimiento económico del hogar;

 

 

“Sueño que un día” de esta agencia de seguros saldrán los futuros jaguares porque hemos sido preparados para eso, tenemos todas las capacidades físicas, síquicas, intelectuales y espirituales para serlo y hacerlo y por sobre todas las cosas hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto no nos contentemos con las migajas que la vida nos tira, seamos proactivos, propositivos y trabajemos en equipo, tengamos presente este trió poderoso  y no olvidemos  que  en la vida nada es fruto de una conquista personal, siempre otras personas nos ayudan en nuestro desarrollo;

 

 

“Sueño que un día” esta agencia de seguros, auspiciada por el Santo Patrono de Cobán, Santo Domingo de Guzmán, olerá a hombre y a mujer “grande” gracias al esfuerzo diario, al trabajo tesonero y constante, al trabajo bien hecho, realizado en la medida de una jornada de trabajo “desde que sale el sol hasta que el mismo se oculta”

 

 

“Sueño que un día” ya no seremos juzgados por lo que fuimos e hicimos antes, sino por lo que somos y hacemos ahora;

 

 

“Sueño que un día” se nos respetara,  apreciara y se nos tomara en cuenta no por ser serviles y lambiscones  con nuestros lideres sino por nuestras actitudes, por los rasgos de nuestra personalidad y por el trabajo arduo que emprendemos, porque el verdadero respeto y aprecio deriva del mismo, cuando es intelectualmente correcto, sin tacha, sin vericuetos y sin trampas;

 

 

“Sueño que un día” romperemos las cadenas de la esclavitud y ya no seremos jamás esclavos del vicio, de la inanición, de la pereza, de la postergación, del miedo y del abandono, del conformismo, del incumplimiento, de nuestra falta de objetivos, falta de valores cristianos y de los cepos que nosotros mismos nos ponemos por delante, dificultando el cumplimiento de todas y cada una de nuestras metas y nobles aspiraciones;

 

 

“Sueño que un día” nuestros padres si aun existen podrán decir con un orgulloso timbre de voz “Señor he ahí a mi hijo, ahora se que no he vivido en vano, porque su vida,  obras y trabajo  son formidables, santas y agradables a ti y a los hombres”

 

 

     Esa es la fe y la esperanza que me acompañaran siempre, ver mañana lo que todavía no veo hoy y  al igual que San Pablo en la Epístola que le escribe a los Filipenses  “Yo no creo haberlo ya conseguido todo. Pero una cosa hago: Olvido lo que deje atrás y me lanzo a lo que esta por delante. Corriendo hacia la meta, al premio al que Dios me llama desde lo alto.” (3, 13-14).

 

 

     Por lo anterior expuesto mis queridos colegas quiero exhortarlos a que seamos transformadores y no simples espectadores del panorama que tenemos por delante y tengamos presente  que una visión de futuro puede cambiar el rumbo y que no debemos contentarnos con lo que tenemos y con lo que hemos hecho, mantengamos siempre una actitud mental positiva, demos siempre mas de lo que podemos dar, olvidemos el pasado, lo que dejamos atrás, no miremos la vida con retrovisor, esto es estancarse, es no salir del estancamiento, es involucionar, es no mutar mental, espiritual, laboral entre un largo etcétera, es detenerse en la cuesta de la vida y que estas sean las ultimas palabras:


 

      “todo lo puedo en Aquel  que me da fuerzas”  (Flp 4,13).-

 

 

José Luis Riveiro Fernández

Gerente de Agencia Cobán

Compartir este post

Repost 0
Published by Agencia Cobán - en INFORMACION GENERAL
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • SEGUROS G&T AGENCIA COBAN
  • : Trabajamos Asegurando Personas y Bienes con Gusto....
  • Contacto

Buscar

Archivos

Enlaces